López Molina cuestionó a la Municipalidad por haber dado “vía libre” a Esperanto

“Hasta que nuestro bloque no presentó el pedido de informes sobre el avance para la instalación del boliche Esperanto en Roca y Zeballos, a partir de la preocupación de los vecinos por un registro de oposición que aparecía notificado entre gallos y medianoche, la Municipalidad de Rosario había dado vía libre para que ese local se habilite en pleno centro de la ciudad”, expresó el candidato a diputado provincial y actual concejal del PRO, Roy López Molina.

“Nadie había reparado en la Intendencia, en dos gestiones diferentes, que la sociedad que pedía la habilitación tenía un capital de diez mil pesos y quería invertir medio millón de dólares, nadie se había preocupado por advertir esto a la UIF, nadie había reparado en ninguna irregularidad y todo iba viento en popa, hasta que personalmente empezamos a trabajar con los vecinos, conseguimos que se vuelva a llamar al Registro de Oposición y los vecinos decidieron que en ese lugar no podía haber una disco” recordó el edil macrista.

“Pero no termina todo ahí: Esperanto se habilitó como bar y a determinada hora de la noche se corrían las mesas y se transformaba en boliche, hecho que nadie ‘advertía’ en los organismos de control del municipio, hasta que nuevamente tuvimos que denunciar el hecho y ahí recién vino la clausura definitiva, tras una larga lucha de los vecinos a la que acompañamos desde el principio”m señaló López Molina.

“Meses después, tras el asesinato del presunto jefe narco Luis Medina surgieron conexiones con la inversión de Esperanto, tanto que en la Comisión Investigadora que se conformó en la Cámara de Diputados para averiguar sobre la apertura de la Mac, su propia madre aseguró ante los legisladores que Medina habría recibido un ofrecimiento de la Municipalidad para que Esperanto funcione en los galpones de la Ciudad Joven, hecho que consta en el informe final de esa Comisión”, indicó el candidato a diputado provincial del PRO.

“Ahora, años después, se trata de ocupar por parte del oficialismo un rol en el caso Esperanto que en ese momento no se notó y que a mí, personalmente, me costó falsas denuncias y falacias de todo tipo”, finalizó.