Lifschitz: “Los ajustes deben hacerse con equidad para que no recaigan sobre los más vulnerables”

El gobernador Miguel Lifschitz participó este lunes en Rafaela, de las actividades realizadas en conmemoración del 202º aniversario de la Declaración de la Independencia. En ese marco, asistió al Te Deum en la Catedral San Rafael y encabezó el acto central y el desfile cívico militar.

“Independencia y soberanía hoy adquieren nuevos sentidos. En un mundo globalizado como en el que estamos viviendo, se hace más importante que nunca pensar en qué consiste la independencia y la autonomía para poder integrarnos de una manera inteligente en ese mundo”, afirmó el gobernador.

“Hoy estamos en el siglo XXI, en un mundo que cambia aceleradamente, y estamos una vez más ante el desafío de pensar el país desde Santa Fe, frente a la actual crisis económica que genera incertidumbre sobre el valor del dólar, de los salarios, sobre los precios que nos preocupan a todos y que nos traen reminiscencias de otros momentos de la historia argentina”, señaló.

“Necesitamos recuperar un proyecto común y plasmarlo en una política económica. Nos hablan de hacer ajustes y seguramente siempre se pueden reducir gastos superfluos y hacer más eficiente la inversión pública. En eso todos estamos comprometidos y dispuestos a colaborar, pero los ajustes deben hacerse con equidad para que no recaigan siempre sobre los sectores más vulnerables de la economía y de la sociedad”.

Luego de un recorrido por la historia, Lifschitz resaltó “el valor y el coraje de aquellos congresales que, reunidos en una localidad del interior de la Argentina de hoy, se pararon frente a las potencias más importantes del mundo y las desafiaron declarando la Independencia Nacional”.

“En este nuevo aniversario de la Independencia, pido que nos unamos al ferviente deseo de todos los argentinos de ver a un país avanzando seguro”, concluyó.

Federalismo y diálogo

A su turno, el intendente de la ciudad de Rafaela, Luis Castellano, recordó que “entre los congresales que declararon la Independencia había un denominador común: la esperanza de una Nación libre de ataduras. Para que esa decisión fuese posible hubo que llegar a consenso; ello supuso diálogo y reflexión compartidos, no exentos de dureza en cada una de las posiciones”.

En ese sentido, destacó que el “diálogo no debe ser solo de los dirigentes, sino también de los ciudadanos y de cada una de las instituciones democráticas”.

“Hoy es fundamental que reflexionemos las bases del federalismo, sobre nuestros objetivos comunes y estratégicos, aquellos que nos vinculan por sobre nuestras diferencias y son la marca de nuestra identidad como Nación, como provincia y como ciudad”, concluyó.