La vuelta de Bauza a Central: la “columna vertebral” y los refuerzos “de jerarquía” apuntados

“Vuelvo a mi casa”. Edgardo Bauza firmará esta semana el contrato que sellará su regreso a Central luego de 17 años. El Patón acordó su llegada luego de tres encuentros con dirigentes canallas en Quito, en los que pidió sostener a la “columna vertebral” del actual planteal e incorporar a cuatro refuerzos “de jerarquía”.

El corazón fue más fuerte y Bauza, a los 60 años, volverá a ser el DT de Central. Estaba en Quito con su mujer ecuatoriana Maritza y Nicolás, su tercer hijo, con varias propuestas sobre la mesa. Pero pateó el tablero en busca de reencontrarse con sus orígenes luego del traumático paso por la selección argentina y los breves episodios por tierras árabes.

Ezeiza, Dubai, Ryad y Quito, una confusión ideológica que se terminó con el primer llamado de la dirigencia del club de Arroyito. “Volver a dirigir en la Argentina es todo un reto y a Central, mucho más. Porque es mi casa, mi club, me produce mucho placer y una carga de adrenalina increíble”, describió.

Bauza no vuelve a recorrer las calles de la nostalgia: entiende que Central exige un título que se demora, tal vez, desde aquel subcampeón 1999, detrás de River, con él en el banco. Un Apertura en el que sumó 43 puntos, uno menos que el ganador.

La “columna vertebral”

Del plantel actual, golpeado luego de un fin de temporada traumático con la salida de Leo Fernández y el interinato de José Chamot, el Patón pretende asegurarse tres nombres para el próximo semestre. La llegada de Bauza no hace más que confirmar que seguirán en el club a pesar de las dudas.

Uno de los principales es Marco Ruben. El centrodelantero canalla había abierto la posibilidad a una salida del club luego del receso. De hecho, pidió tiempo para analizar mientras descansa en sus vacaciones. Pero el Patón le fijó el desafío de retenerlo a la dirigencia y el oriundo de Fray Luis Beltrán continuaría en el Canalla.

Los otros dos son Mauricio Martínez y Néstor Ortigoza. El primero, mediocampista devenido a defensor, es considerado uno de los pilares de cara al futuro en el esquema de Bauza. El segundo, aquejado por las lesiones, tendrá revancha de la mano del Patón, a quien conoce de su paso por San Lorenzo y donde se coronaron juntos en la Copa Libertadores.

Cuatro refuerzos “de jerarquía”

Claro que también habrá que incorporar. Mientras se rumorean posibles salidas del plantel canalla, Bauza ya dio una lista de nombres para reforzar. Y aclaró que, como base, el objetivo será sumar a cuatro jugadores de nivel.

Uno de los apuntados es el lateral derecho ex canalla Víctor Salazar, de floja actualidad en San Lorenzo y que sería una posibilidad viable desde lo económico. También se fijó en el mediocampista Enzo Kalinski, quien juega en Banfield y también fue dirigido por Bauza en San Lorenzo.

Para la zaga central, se apunta hacia Matías Caruzzo, otro de San Lorenzo, pensando en el rearmado de la defensa. Un regreso que aspira tener Bauza es el de Damián Musto, quien emigró luego de un semestre brillante de la mano de Eduardo Coudet. Actualmente juega en el Tijuana de México luego de un frustrado pase a River.

Por último, para sumar como referencia de ataque ante la posibilidad de que emigre alguno de los actuales atacantes, el Patón sugirió al uruguayo Martín Cauteruccio, a quien también dirigió en el Cuervo y actualmente juega en el Cruz Azul mexicano. Julio Buffarini fue sondeado pero declinó la invitación.