El gobierno santafesino será querellante en la causa por el vaciamiento del ex Banco Provincial

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, anunció que la Provincia será querellante en la causa por el vaciamiento y privatización del ex Banco Provincial. Lo hiz hoy, durante un acto en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, del que también tomaron parte el senador por el departamento La Capital, Emilio Jatón; el exsecretario de Hacienda, Carlos Fernández; el subsecretario de Economía Social y Solidaria y exdiputado Alfredo Cecchi, y los diputados Carlos del Frade y Ariel Bermudez (autor del proyecto), ambos integrantes de la Comisión Investigadora; ex empleados de la institución bancaria y de la provincia, legisladores y familiares del doctor Alfredo Nogueras, quien presidiera por aquellos años la comisión investigadora.

 

En el acto, el gobernador presentó públicamente el decreto a través del que instruye al Fiscal de Estado que requiera constituir en parte querellante al gobierno de la provincia de Santa Fe en la causa judicial por el vaciamiento del ex Banco Provincial. Además, anunció la desclasificación de los documentos y archivos pertenecientes al informe de la Comisión Investigadora, encabezada por el doctor Alfredo Nogueras.

 

“Este banco era la joya de la provincia, un patrimonio simbólico,histórico y cultural, era parte de la historia del desarrollo y la integración de la provincia que soñaron esos grandes gobernadores que lo crearon (en 1874) y lo hicieron crecer hasta convertirlo en uno de los más importantes de la Argentina”.

 

“Pocos ejemplos hay de un escándalo de semejante magnitud, de un quebranto de semejante impacto sobre una institución financiera sólida y prestigiosa; y de una venta tan absurda por la que tuvimos que pagar 1.000 millones de dólares, para que un grupo privado de dudosos antecedentes se quedara con esa joya del patrimonio santafesino”.

 

“Hoy venimos a reivindicar la dignidad y el coraje de la política en la figura de Alfredo Pichón Nogueras, y de los legisladores que lo acompañaron en aquel momento, la dignidad y la lucha de los trabajadores del banco provincial, que resistieron hasta donde pudieron, y al ciudadano de a pié, aquél que fue simplemente un espectador pero al cual se lo despojó de un pedazo de su patrimonio y de su futuro”, agregó.

 

“Las dificultades que hoy nos cuestan afrontar podrían tener otras herramientas y soluciones si tuviéramos ese instrumento que era el Banco de Santa Fe y otros que perdimos en la década del 90”, valoró el gobernador, recordando el proceso de privatización que comenzó en el año 1991.

 

Lifschitz dijo que la reapertura de la causa “permitió generar la idea de que teníamos que aprovechar una oportunidad para lograr que avance lo que no avanzó en más de dos décadas, y obtener responsables y condenas. Creo que los santafesinos se lo merecen”. “Las nuevas generaciones que no vivieron aquella historia merecen conocerla, para no repetirla en el futuro porque las cosas en la historia son cíclicas, por eso tiene valor esta decisión” y señaló que “vamos a participar activamente de la causa, vamos a poner un equipo de abogados y especialistas en delitos económicos para avanzar y acompañar el accionar de la Justicia”.

 

El gobernador manifestó que “vamos a poner a disposición de los ciudadanos toda esa documentación que, de manera paciente y laboriosa, la comisión investigadora que dirigía Pichón Nogueras pudo reunir en pocos meses de trabajo, con la colaboración de mucha gente, y que si la justicia la hubiera tomado en ese momento probablemente hoy tendríamos muchas condenas efectivas”.

 

“Todavía estamos a tiempo de hacer justicia, de mantener la memoria y de pensar cómo recuperar el protagonismo del Estado en el desarrollo económico”, agregó Lifschitz.

 

A continuación, manifestó su reconocimiento a “quién dirigió la comisión investigadora, a los trabajadores y la Asociación Bancaria por su lucha, y que hoy siguen soñando con un banco público, y a los periodistas, que siempre han mantenido una mirada inquisitiva sobre el proceso y que no han permitido que la opinión pública se olvidara del latrocinio que ha ocurrido con el Banco de Santa Fe”.