La lectura política de Lifschitz de la elección que consagró a Perotti gobernador

El actual gobernador y diputado provincial electo Miguel Lifschitz publicó una carta en sus redes sociales a modo de balance de las elecciones generales del pasado domingo en la provincia de Santa Fe, en las que se impuso el peronista Omar Perotti, sacándole la provincia a los socialistas, que postulaban a Antonio Bonfatti. “Nos invade la sensación de preocupación y pena por haber perdido las elecciones para gobernador después de tres períodos consecutivos”, expresó el actual mandatario santafesino.

“Dejaremos el gobierno con la frente alta, habiendo sido superados por una fuerza histórica como el PJ, que encontró la unidad de todos sus sectores y una campaña que logró las adhesiones necesarias para sacarnos cuatro puntos de ventaja”, añadió Lifschitz. “Hoy iniciamos el camino hacia el 2023, con más fuerza y más experiencia que antes”, comunicó.

La carta completa

Queridos compañeros, amigos y amigas:

Las elecciones del domingo terminaron con un resultado imprevisto, pero que intuíamos como posible, sobre todo por el aviso en las primarias de que la cosa venía difícil para nosotros.

El resultado vino a confirmar aquella fotografía. Un triunfo apretado en las municipales de Rosario, un triunfo histórico y contundente en la ciudad de Santa Fe, excelentes resultados locales en los 19 departamentos y además un rotundo triunfo en la categoría de diputados provinciales. Ha habido un crecimiento y una consolidación de la presencia del socialismo y del Frente Progresista en el territorio, si consideramos aquel primer triunfo de Hermes en el 2007, donde solo acompañaban en lo local, Rosario y algunas pocas comunas. Y esa presencia no ha parado de crecer, aún en esta ocasión.

Sin embargo, nos invade a todos la sensación de preocupación y de pena por haber perdido las elecciones provinciales en la categoría de gobernador, después de tres períodos consecutivos.

En toda derrota, como en toda victoria, hay causas endógenas y otras externas que determinan el resultado. Sobre las segundas no podemos actuar porque no dependen de nosotros, aunque sí podemos interpretarlas y leerlas correctamente de manera anticipada y diseñar una estrategia política adecuada para maximizar las oportunidades y disminuir al máximo la influencia de las realidades adversas.

Es más interesante reflexionar sobre nuestras debilidades o errores para aprender y aprovechar este momento como un punto de inflexión que nos lleve a retomar con energía el camino de la construcción de una nueva propuesta provincial para el 2023. En cualquiera de los casos, no es mi intención ahora, en caliente, ahondar en esos análisis. Ya habrá tiempo para hacerlo con serenidad.

Pero sí quiero, en esta circunstancia, poner en valor el extraordinario legado que deja nuestro gobierno en materia de políticas públicas, de gestión moderna y transparente del Estado, de abordaje innovador de las políticas sociales y de derechos, y de fortalecimiento de la democracia local. Hemos enriquecido la política santafesina con iniciativa, una agenda progresista y una gestión eficaz.

Ninguno de nuestros adversarios puso en cuestión ninguno de esos logros. Tan solo hicieron eje en sus campañas en sus presuntas propuestas para resolver los problemas generados por la violencia, la inseguridad y el narcotráfico. Ojalá que realmente las tengan y haya políticas superadoras en ese tema. Igualmente, los ciudadanos de la provincia serán los mejores custodios de los avances logrados y de las conquistas alcanzadas en estos años.

También le hemos dado a la Argentina el único ejemplo de una coalición política de gobierno, integrada por nueve partidos, que permaneció unida durante 25 años, realizando una experiencia real de co-gobierno que se fue consolidando con el correr del tiempo.

Dejaremos el gobierno con la frente alta, habiendo sido superados por una fuerza histórica como el PJ, que encontró la unidad de todos sus sectores y una campaña que logró las adhesiones necesarias para sacarnos cuatro puntos de ventaja. Lo ayudó Cambiemos, que sin chances de ganar, mantuvo una campaña agresiva y dura contra el Frente Progresista, siendo funcional en la práctica al justicialismo.

Se aprende de los éxitos pero más se aprende de las derrotas. Hoy iniciamos el camino hacia el 2023, con más fuerza y más experiencia que antes. El proyecto provincial y nacional del socialismo siguen vigentes, y el sueño de un Frente Progresista que siga creciendo en Santa Fe y pueda resurgir en el país, también. Estamos de pie, unidos por los valores y las convicciones que nos trajeron hasta aquí y que nos llevarán más temprano que tarde a recuperar el apoyo mayoritario de los santafesinos.

Seguiremos siendo actores centrales de la política santafesina, desde la legislatura, desde los gobiernos locales y desde la militancia territorial en toda la provincia.

Seguiremos trabajando en lo que resta de la gestión y en los siguientes años, con la misma vocación de servicio y compromiso democrático con que lo hemos hecho hasta ahora. Colaboraremos con el nuevo gobierno para que Santa Fe siga avanzando y para que sus habitantes no pierdan nada de lo ya conquistado y puedan encontrar respuestas positivas a los problemas pendientes.

Finalmente, quiero agradecerles de corazón a todos y todas las militantes y amigos del socialismo y del Frente, por el acompañamiento, el compromiso y el entusiasmo que le pusieron a la campaña electoral. Nada de eso ha sido en vano. Hemos sembrado, ahora habrá que tener la paciencia necesaria para ver los frutos y tener una nueva cosecha.

Un gran abrazo