La «herencia real» en Assa: millonaria gratificación, predio ocupado y contrataciones directas

La ausencia de una transición real en Santa Fe derivó en una situación de tensión que atraviesa la política provincial entre el saliente Frente Progresista de Miguel Lifschitz y el PJ de Omar Perotti, ganador de las elecciones de junio y que se hizo cargo en diciembre del gobierno. En ese sentido, el rafaelino y su equipo pusieron luces de alerta y al arribar dejaron en claro que hallaron «la caja vacía» y manifestaron cuál fue la «herencia real» y el estado de situación en todos los rincones de la administración provincial.

El 6 de diciembre, cuatro días antes del cambio de gobierno en la provincia, el ex presidente de Aguas Santafesinas SA. Sebastián Bonet le reconoció a la ex gerenta de Recursos Humanos, María Victoria Cripovich, una “gratificación por egreso” de 1.500.000 pesos para extinguir el vínculo con la empresa desde ese día. “Esta gratificación no existe en el sector público. Es un escándalo. Un papelón tremendo”, dijo una fuente de la Casa Gris al confirmar que Perotti está al tanto de la recompensa.

Ahora sale a la luz parte de los manejos con las empresas contratistas tan apegadas a la gestión saliente. La empresa Ossa, que presta servicios desde larga data, tiene sus oficinas, centro operativo y todo el movimiento propio de su actividad en un predio que es propiedad de Aguas Santafesinas SA. Esto no sería tan raro si no fuera porque lo utiliza y no abona alquiler o canon alguno.

Esta empresa posee contratos millonarios que le permitirían ampliamente abonar el alquiler de cualquier predio en la ciudad, pero lo que más llama la atención son las contrataciones directas que tenía Ossa. Por ejemplo, en 2018 el total de lo recibido por sus servicios fue de $32.000.000 aproximadamente y de ese monto $21.000.000 fueron por contratación directa. En tanto, en 2019 la cifra total del pago de Assa por sus servicios asciende a $47.000.000 en rubros diversos.