La “extraña visita” que recibieron familiares de los rosarinos asesinados en el atentado en Nueva York

“Fue una visita muy extraña, verdaderamente desagradable”. Así calificó el abogado de familiares de uno de los cinco rosarinos asesinados en el atentado terrorista de Nueva York del 31 de octubre de 2017, la visita que realizaron defensores de Sayfullo Habibullaevic Saipov, el uzbeko que se atribuyó el ataque y que el próximo 19 de abril irá a un juicio que podría terminar con la pena de muerte.

Juan Félix Marteau, abogado de la viuda de Hernán Mendoza, Ana Evans, contó que días atrás llegaron a Rosario “dos profesionales de la Defensoría Oficial de Nueva York, supuestamente a visitar las casas de los familiares de las víctimas, con la idea de ofrecerles ayuda o ponerse a disposición de las mismas”.

“Fue una visita muy extraña, completamente intempestiva, nadie la programó, no se les avisó a los familiares y realmente sorprendió a todos: no se entiende qué puede ofrecer la defensa del atacante”, dijo Marteau. Y añadió que “para los familiares fue muy conmocionante”.

Las enviadas de la Defensoría Oficial fueron Claudia Ahumada Degrati y Monica Giner, dos mujeres que hablan español fluido y que consiguieron visitar a uno de los sobrevivientes y las casas de dos de los familiares de las víctimas. “Fueron, tocaron el timbre y se presentaron incluso diciendo que eran personas conocidas de la familia, fuera de cualquier protocolo legal habitual en este tipo de situaciones”, sostuvo el abogado.

Marteau le dijo a Radio 2 que “fue algo completamente extraño. Ni yo ni los colegas que consulté tenemos registro de algo así”, y añadió que estuvo en contacto con una de las dos mujeres, que le dijo que “era un protocolo bastante habitual en el sistema de Justicia penal americano. Yo le explicité que no tenía nada que ver con la práctica judicial argentina, esto de que el defensor del acusado se comunique con la víctima. No tiene ningún tipo de lógica”.

También destacó que planea destacar el episodio durante el juicio, además de haberse puesto en contacto con representantes del FBI y de la embajada de Estados Unidos en materia de terrorismo.

Degrati explicó en diálogo con el Diario Clarín sobre su visita: “Fue estrictamente de enlace para ponernos a disposición de las familias”. “Sólo puedo decir que este tipo de viajes son frecuentes y parte de nuestros procesos de trabajo”, aseveró.

Las víctimas del atentado fueron un grupo de amigos rosarinos, compañeros hace treinta años en el Instituto Politécnico, que visitaban Nueva York en viaje de placer. Sayfullo Saipov, un terrorista de Uzbekistán, atropelló con una camioneta y mató a ocho personas en Manhattan el 31 de octubre de 2017. Cinco de los fallecidos integraban el grupo de la promoción ’87 del Politécnico.


+info


El terrorista que asesinó a los rosarinos en Nueva York, al borde de la pena de muerte