La concejala Ghilotti pidió terminar con “la mafia de los trapitos” tras ser amenazada en La Fluvial

La concejala Renata Ghilotti, de Cambiemos, relató a través de la red social Twitter el conflicto que vivió en la tarde de sábado tras estacionar su auto en la zona de La Fluvial. Un par de cuidacoches le exigió dinero para “cuidarle” el vehículo y recibió amenazas al negarse. Por eso, decidió llamar a la Guardia Urbana Municipal (GUM) aunque sin éxito. “Terminemos con la mafia de los trapitos”, escribió inmediatamente en las redes y con potentes mayúsculas. 

  • La concejala no hizo más que mostrar una situación que viven a diario los rosarinos, especialmente los fines de semana en los espacios más concurridos de la ciudad, como en zonas de bares y restaurantes o en espectáculos masivos como recitales y partidos de fútbol. La diferencia está en “aceptar” la tarifa que ponen los cuidacoches o “enfrentarse” a ellos ya que los controles parecen no alcanzar para frenar el violento accionar de muchos de ellos.

“Estos apretadores, disfrazados de cuidacoches, me amenazan y exigen que las pague $$$ por dejar el auto en La Fluvial. Llamo a la GUM, pero como es costumbre en los últimos 30 años de gobierno socialista, nadie atiende el teléfono”, agregó en la primera publicación con una foto de los trapitos y una captura de las llamadas sin respuesta.

“Estimado Guillermo Turrin, esto demuestra de que una vez más han fracasado sobre el control y de que tanto La Fluvial como el resto de la ciudad, se han convertido en TIERRA DE NADIE”, profundizó su mensaje dedicado al secretario de Control y Convivencia Ciudadana municipal.

Por último, la edila de Cambiemos comentó que tras más de dos horas “por fin apareció un agente de la GUM”, destacando que seguramente algún otro conductor amenazado se pudo comunicar. “El agente de Control hizo sonar su silbato tres veces y luego se retiró. Obvio, los mafiosos volvieron”, publicó con una nueva imagen de los cuidacoches en acción.

Un cruce virtual

En medio de las publicaciones, Ghilotti tuvo un ida y vuelta en las redes. “Hola, sería bueno que apliquen la fórmula que tanto resultados le dio en Buenos Aires, dónde gobiernan hace 11 años…”, le respondió Lautaro Duboe, periodista local y actualmente parte del equipo de prensa de la intendenta Mónica Fein. 

“¿Qué tiene que ver eso con no atender un teléfono que está para que cualquier ciudadano pueda comunicarse? ¿Adónde se recurre entonces?”, preguntó la concejala. “Lo primero era para solucionar la cuestión de fondo, no la particular. Ante la particular, ya que no hay legislación, si es extorsión se debe llamar al 911, ya que estamos hablando de un delito, no de una falta”, contestó Duboe.

En ese momento intervino otro edil de Cambiemos, como el también periodista y actual legislador local Carlos Cardozo: “Hola Lautaro. No creo que tu argumento sea bueno para un funcionario de una gestión que hace 29 no hizo NADA con esta problemática. Pero aún así te cuento: tres veces fue la ley a la Legislatura para ordenar el tema en CABA y el bloque progre la reboto. Buen sábado”. 

“Entonces es una cuestión legislativa y no ejecutiva si el problema es de norma según decís. Me parece que hay que construir más y tuitear menos, todos”, volvió a responder Duboe. “Te invito a mi despacho el lunes y te muestro en todo lo que vengo trabajando hace dos años. Te mando un beso”, cerró el tema Ghilotti luego de una tarde agitada.