Jornada solidaria contra el cáncer infantil: nuevos donantes de médula y cabello para pelucas oncológicas

En la mañana de este miércoles, el municipio, junto a numerosas organizaciones e instituciones de la ciudad, realizó una jornada solidaria en la plaza Pringles en el marco del Día Internacional de la Lucha Contra el Cáncer Infantil, con el objetivo de sensibilizar y concientizar sobre la importancia de un diagnóstico temprano para el tratamiento adecuado de esa enfermedad.

En la oportunidad, la subsecretaria de Salud Pública, Silvia Marmiroli, expresó su alegría por la multitudinaria jornada. “Es un orgullo vivir en una ciudad solidaria donde las instituciones, el Estado, el Concejo Municipal y cada unos de los ciudadanos que se hicieron presentes para donar y ayudar a los niños de la ciudad”, dijo y agregó que “es un día importante en la lucha contra el cáncer infantil, que si bien no es una enfermedad frecuente, hay que estar atentos, no se puede trabajar en prevención pero sí en la detección temprana y eso está en cada uno de ustedes. Escuchamos testimonios de papás que a través de la red de salud han encontrado la contención y el tratamiento para estos momentos tan difíciles”.

Además, la funcionaria mencionó que sin el trabajo mancomunado de las organizaciones “no sería posible esta convocatoria”.

Gabriela Moroni, presidenta de la Fundación Argentina Onco Hematológica Pediátrica (Faohp), recordó que “el 15 de febrero se conmemora el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer infantil. Esto comenzó en Luxemburgo cuando la fecha fue instituida por la Organización Internacional de Padres de Niños con Cáncer en 2001, con una clara intención sobre la concientización y sensibilización sobre esta problemática”.

A su vez, hizo hincapié en la necesidad “de un diagnóstico precoz, una derivación oportuna y un tratamiento adecuado; es decir, el tratamiento debe ser en equipo y coordinado y todas nuestra organizaciones perseguimos este objetivo en esta jornada y solamente con el trabajo en equipo se puede ganar al cáncer”.

“Hoy estamos trabajando todos juntos con el mismo objetivo, el bien común, y en la unión radica nuestra fuerza. A los niños que están luchando con esta enfermedad les decimos: no están solos, los apoyamos, y les pedimos a estos pequeños guerreros que sigan soñando, que sigan teniendo sus sueños de niños, porque si están vivos sus sueños están pensando en el futuro y si piensan en el futuro están pensando en curarse”, cerró Moroni.

Quienes se acercaron a la plaza tuvieron la oportunidad de cortarse el pelo y ofrecerlo para la confección de pelucas oncológicas, así como donar sangre y convertirse en donante de médula ósea, en tanto muchas personas llevaron elementos de higiene y limpieza, pañales, agua mineral y leche en polvo.

Participaron del evento la Fundación Argentina Onco Hematológica Pediátrica (Faohp), el Centro de Apoyo Integral Hemato-oncológico (Cenaih), Rosario Solidaria, Compartí Vida y Donemos Vida. También se sumaron a la movida Meg Producciones, +Foto Positiva, Los Payadoctores, WOW School, Wasabi Producciones y Magia con Burbuja.

Datos oficiales

Según el Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino, el cáncer infantil representa la segunda causa de muerte, después de los accidentes, en niñas y niños de entre 5 y 15 años, aunque sólo representa el 2 por ciento de las patologías pediátricas. No hay modo de prevenir el cáncer infantil, por lo que resulta fundamental un diagnóstico temprano para mejorar no sólo la tasa de curación, sino también para poder realizar tratamientos menos invasivos y minimizar las secuelas.

En Argentina se estima que se diagnostican entre 120 y 140 casos nuevos por año por millón de niños de 0 a 15 años. Esto representa entre 1.300 y 1.400 casos nuevos anuales en el país y entre 90 y 110 en la provincia de Santa Fe.

En Rosario, el Hospital de Niños Víctor J. Vilela atiende 40 pacientes nuevos anuales con casos de leucemias, tumores sólidos y linfomas, siendo los más frecuentes leucemias y tumores del Sistema Nervioso Central.

Detección temprana

La recomendación para los padres es no desestimar síntomas que se parecen mucho a las enfermedades comunes de la infancia para no retrasar la primera consulta: cefaleas, vómitos esporádicos, tortícolis, cansancio, hematomas en piel, edema persistente luego de un traumatismo, tos irritativa, obstrucción nasal, dolor o distensión abdominal que sean persistentes, en aumento o no respondan a la medicación habitual (con más razón si palpan una tumoración).