Jefe comunal de Wheelwright fue escrachado en una fiesta clandestina: pidió disculpas y propuso generar espacios al aire libre para encuentros


El presidente de la comuna de Wheelwright, Benjamín Gianetti, fue escrachado en las últimas horas por haber asistido el pasado fin de semana a una fiesta clandestina. Pidió disculpas por el “error indefendible” y propuso generar espacios al aire libre para que se junten las personas con distanciamiento social.

“No debí haber concurrido. Está fuera de todo tipo de discusión. Pido disculpas. Que esto sirva para poner en la mesa de debate las reuniones y los jóvenes porque existen; no podemos esconder la problemática debajo de la alfombra”, expresó en su extraño relato tras las acusaciones e intentando revertir los fuertes cuestionamientos.

“Aprovechemos los funcionarios para resolver esta problemática”, señaló el jefe comunal de Wheelwright sobre las fiestas clandestinas en el marco de la pandemia del coronavirus.

El dirigente radical propuso “generar espacios periódicos al aire libre con cumplimiento de protocolos para que los jóvenes puedan asistir. Nosotros trabajamos responsablemente en la pandemia. Me respalda la población”.

“Esta semana había pensado ampliar el horario de bares para que no se junten en un campo o casa. ¿Con el nuevo decreto provincial qué va a pasar? Se van a quedar en el bar y se van a ir a una casa, un campo o a la ruta y la Policía los va a tener que correr de un lado a otro”, manifestó.

“Me rompo el alma trabajando, tuve un respaldo masivo de la población. Cometí un error, pero soy un joven responsable que busca lo mejor para Wheelwright”, se defendió el funcionario, quien hizo su descargo en las redes y apuntó a reconocer que los encuentros se dan y diagramar en torno a esa situación que se da en las principales ciudades de la región.