Intensa búsqueda de Gino, el gigoló que sedujo y engañó desde Rosario hasta Chile

Imitando las artimañas de Javier Bazterrica, el gigoló que fue llevado a juicio en los Tribunales de Rosario, ahora se conoció el caso de un nuevo estafador de mujeres y de familiares de éstas, que comenzó con sus engaños en el Gran Rosario y que tomó trascendencia en los últimos días en Chile, a tal punto que tiene pedido de captura. Se llama Gino, tiene 35 años y es oriundo de Fray Luis Beltrán, pero en el país trasandino ya lo conocen como “Fray Luis Rufián”.

Gino, el gigoló de Beltrán, le tomó el “gustito” a las estafas a partir de algunas experiencias “exitosas” en la zona de San Lorenzo, Granadero Baigorria y Rosario. Luego trasladó sus artimañas a la provincia de Misiones y finalmente se radicó en Chile para continuar con sus ardides.

  • Es intensamente buscado por los Carabineros de Chile, luego de estafar al menos a 15 mujeres en casos que tomaron conocimiento público y llegaron a la pantalla chica del medio audiovisual más importante del país trasandino. A principios de año, el gigoló de Fray Luis Beltrán también había estafado a una mujer mayor y a su familia de Granadero Baigorria, por una cifra cercana al medio millón de pesos.

El abogado Leonel Dvoretz salió a explicar el caso de sus defendidos, una pareja de Granadero Baigorria que cayó en la trampa del gigoló. “Se hace ver como un empresario, un hombre de negocios. Seduce a las mujeres ofreciendo bienes y lujos”, detalló el representante legal. Y amplió que “cuando logra seducir a una mujer, también trata de conquistar con regalos a los familiares”.

“Por ejemplo, les decía a estas personas que les iba a enviar regalos desde el exterior y por eso les pedía número de cuenta, CBU, número de documento y hasta la tarjeta de crédito por un supuesto problema con la suya”, describió el abogado. Y agregó que “todo terminaba siendo una gran estafa” y que “con esos datos pedía préstamos en bancos o se alojaba en hoteles”.

  • Gino se presentaba como inversionista y empresario. Tiene 35 años y en Chile sospechan que trabajaba en complicidad con una pareja o amiga muy cercana, que oficiaba de intermediadora para contactarlo con otras mujeres.

El gigoló de Beltrán conquistó a una amiga de la defendida del abogado y así entró en su círculo de amistades: “Mi clienta, que se dedica al catering, le estaba organizando el casamiento a este estafador”, confió. Dvoretz advirtió que “hay muchos casos pero pocas denuncias, porque a la gente en general le da vergüenza reconocer que fue estafada”.

“Hasta donde le pudimos seguir el rastro estaba en Misiones, pero entendemos que luego se dirigió a Chile, donde produjo grandes estafas y tiene pedido de captura”, amplió. En estos momentos, el caso de “Fray Luis Rufián” es un verdadero escándalo en los medios chilenos, como lo fue el de Bazterrica aquí en Argentina.

“Él tiene 35 años y es oriundo de Fray Luis Beltrán; comenzó con estos ardides en la zona de San Lorenzo, Granadero Baigorria”, comentó el abogado. Y señaló que “todo lo que él tenía y aparentaba era prestado”.

Es muy probable que a partir de lo que ocurre en Chile, y de esta denuncia de la pareja de Granadero Baigorria, se empiecen a conocer muchos otros casos de víctimas del gigoló de Beltrán.