Inspectora de tránsito le labró un acta a una taxista por “mostrar los brazos”

Un insólito episodio se registró este miércoles en la conflictiva parada de taxis de la Terminal de Ómnibus de Rosario: una inspectora municipal labró un acta de tránsito a una taxista por tener “los brazos descubiertos”. Gladys, la mujer afectada, señaló que se encontraba en la cola de la parada esperando pasajeros cuando se le acercó una inspectora para indicarlo que “no podía estar con esa vestimenta”. 

Al principio, pensó que se trataba de un chiste, pero enseguida cayó en la cuenta de que el tema iba en serio. Según le refirió la agente de tránsito, existe una ordenanza municipal que contempla que no puede estar con los brazos descubiertos, ni usar polleras, vestidos o bermudas, ni escotes, ni sandalias porque también los pies deben estar cubiertos.

  • “Yo tenía puesta una camisa, como se ve en la foto. No tenía escote, nada de nada”, señaló Gladys. Pero cuando le hizo notar eso a la inspectora, la misma le retrucó que se trataba de una ordenanza y que le iba a tener que labrar un acta por la infracción.
  • “La verdad es que yo me negué a firmar el acta. Seguramente ahora vendrá la instancia en que primero citarán al dueño del auto y después a mí porque era yo quien iba manejando. Tal vez ese día me alquile un disfraz de monja para ir a la audiencia, a ver si eso les parece más adecuado”, ironizó.

En tanto, la mujer señaló que lo que muchas veces ocurre en las paradas de la Terminal es que “tienen en la mira a las mujeres”. “Yo creo que lo que está molestando un poco es que en este último tiempo hubo toda una movida para que las mujeres podamos acceder a esas paradas, porque los taxistas no nos dejaban. Así que desde hace un tiempo hay inspectores las 24 horas y a lo mejor eso los tiene un poco molestos. Sino no se explica”, añadió.

A lo largo del año, las conductoras denunciaron varias situaciones de violencia y presiones por parte de los taxistas de la Terminal de Ómnibus para que no se acerquen a trabajar en esa parada. A lo largo del conflicto, que aún no está del todo resuelto, las conductoras se hicieron múltiples denuncias públicas de amenazas y hostigamiento en la zona. A raíz de esta situación, a partir de los meses de julio y agosto comenzaron a implementarse más controles en la zona, aunque muchos aseguran que el hostigamiento continúa.

Gladys reconoció no conocer en detalle la ordenanza municipal a la que hizo referencia la inspectora que labró la multa. Y se pregunta si, en todo caso, no hubiera sido suficiente con un llamado de atención o un aviso.”Creo que lo que más me molestó es que la persona que labró el acta y me dijo todo esto fuera una mujer. Eso me pareció increíble. Para colmo ahora vienen las altas temperaturas, trabajando en la calle es imposible no tener los brazos descubiertos. Si efectivamente se trata de una ordenanza, es algo prehistórico”, sentenció la conductora.

Efectivamente, la Ordenanza 2649/1980 en su artículo 45 establece una serie de indicaciones a la hora de elegir las prendas de ropa para ser chofer de taxi. Amparándose en esa ordenanza, la inspectora tomó los datos del auto de la mujer para sancionarla. Y sí, la verdad que es algo prehistórico…

+info