Insisten en quitar la doble dársena en la Terminal para acabar con la “mafia de los taxis”

La concejala María Eugenia Schmuck insistió con el pedido para eliminar la doble dársena de taxis en calle Cafferata, en la Terminal de Ómnibus Mariano Moreno. La medida se suma a otras propuestas para regular la situación en esa parada: punto fijo de control durante las 24 horas e instalación de cámaras de videovigilancia. Todo para disipar los conflictos de la llamada “mafia de los taxis” en esa zona. 

“Solicitamos que se controle una parada históricamente complicada, es fundamental que se preserve el derecho de todos los taxistas a trabajar libremente, hay una asociación de taxistas que decide quien puede parar o no en la terminal, eso es ilegal. Sumado a eso, a quienes no obedecen e intentan ejercer su derecho de trabajar en la parada, se los disciplina con violencia, eso es un claro acto mafioso”, afirmó.

El proyecto encomienda un estudio de factibilidad para eliminar la doble dársena de Cafferata, unificando ambas, de manera de facilitar el control y asegurar igualdad de condiciones para todos los trabajadores.

“Ya datan de años las denuncias sobre el uso indebido de la dársena de Caferatta, quienes pertenecen al grupo privilegiado pueden subir y descargar pasajeros, mientras que los que no son parte, sólo pueden descargar. Muchos taxistas reclaman lo que les corresponde: que las paradas sean libres y poder recoger pasajeros por orden de llegada”, añadió Schmuck en relación al proyecto que presentó hace más de un año junto a Sebastian Chale.

“Las paradas de taxis en todo el territorio de la ciudad son públicas y libres de acuerdo a la ordenanza Ordenanza 2649 que regula el servicio. Por lo tanto, la atribución de la propiedad de una parada configura una violación a la normativa”, detalló la edila radical.

Diariamente, en la Terminal de Ómnibus se generan cerca de cinco mil viajes, constituyendo un punto con demanda cautiva y con gran afluencia de turistas. “Por lo tanto, debemos procurar un buen servicio que garantice rápida respuesta, para disminuir los tiempos de espera”, estimó Schmuck.

“Es fundamental que se garantice el derecho de los usuarios a acceder a un servicio público con facilidad y rapidez; y de todos los taxistas rosarinos a trabajar libremente, haciendo cumplir la normativa mediante controles y sanciones ejemplificadoras. Desde el Concejo procuramos aportar más y mejores instrumentos de monitoreo”, finalizó la concejala.