Insisten en barreras y cámaras de videovigilancia para evitar picadas debajo del puente Rosario-Victoria

Luego de las reiteradas denuncias de vecinos de la zona norte ante las picadas de vehículos que se realizan en el predio bajo el puente Rosario-Victoria, la presidenta del bloque FpV-PJ, Norma López, aseguró que hace meses presentó un proyecto de su autoría para colocar barreras que impidan esta práctica ilícita y colocación de cámaras de videovigilancia ya que, aseguró “es evidente que el municipio o no quiere o no puede controlar”.

La concejala explicó: “Esperamos que el oficialismo tenga voluntad de política de avanzar con un reclamo antíquisimo para Rosario. Planteamos que estas barreras se coloquen debajo de la traza de Circunvalación entre la rotonda de Rondeau y la de Eudoro Carrasco, para disuadir la realización de picadas de vehículos. Y también solicitamos la colocación de cámaras de videovigilancia en los mismos predios”.

En tanto, Norma López recordó que el Ejecutivo aún no ha hecho nada al respecto del “Parque de la Cabecera”, ubicado en los predios debajo de la traza de Circunvalación desde la rotonda de Rondeau hasta el río Paraná, que fue votado y aprobado en un concurso de ideas, en el marco de recuperación como área de uso público del suelo.

“Las picadas de vehículos tiene espacios determinados para su realización por la peligrosidad que representan para la ciudadanía. Estos espacios son los ‘picódromos’, creado por ordenanza N°9072 y reglamentados por ordenanza N°9414. Fuera de eso, son ilegales”, argumentó la concejala kirchnerista.

La edila, para finalizar, lamentó: “Los vecinos que habitan en cercanía del Puente Rosario-Victoria han denunciado en reiteradas oportunidades la realización de picadas en los predios debajo del mismo, principalmente en horario nocturno y fines de semana. El Estado continua en un descontrol, debemos garantizar la seguridad de las personas”.

Cabe recordar que en agosto de 2014 una niña de 5 años fue atropellada por una moto que corría picadas. La nena, que caminaba junto a su madre embarazada de siete meses y a su abuela, sufrió heridas en el rostro y diversos golpes. Ya en ese momento se denunció que que había alrededor de unas 60 motos y autos corriendo picadas en las calles que están debajo del puente Rosario-Victoria y las colectoras, en una postal que se suele ver los fines de semana, especialmente los domingos a la tarde.

El 15 de marzo de 2017 picadas clandestinas de autos y motos improvisadas debajo del puente Rosario-Victoria volvieron a despertar el malestar de los vecinos de la zona, quienes reclamaron controles para erradicar esta práctica, la cual aseguran que se transformó en “un descontrol de todos los días”.