Imputaron y dictaron prisión preventiva al hombre y la mujer detenidos por abortos clandestinos

Este sábado se llevó adelante en el Centro de Justicia Penal de Rosario la audiencia imputativa a las dos personas que fueron detenidas el miércoles pasado en una clínica de Mitre al 1200, en el centro rosarino. Se les imputaron los delitos de interrupción quirúrgica del embarazo en al menos tres ocasiones comprobadas, ejercicio ilegal de la medicina y falsificación de sellos. Permanecerán detenidos en forma preventiva, aunque el anciano lo hará en la modalidad domiciliaria.

  • A la mujer de 59 años, identificada como Bibiana G., se la imputó por los delitos de interrupción quirúrgica de embarazo en carácter consumado en tres hechos y uno en carácter tentado, falsificación de sellos, ejercicio ilegal de la medicina y usurpación de título.
  • Al hombre de 83 años, médico tocoginecólogo jubilado de nacionalidad peruana nombrado como Sixto M., le imputaron los delitos de interrupción quirúrgica de embarazo agravado por su condición de médico en calidad de partícipe primario en tres hechos y uno en carácter tentado.

El Fiscal de la Unidad de Investigación y Juicio, Anibal Vescovo, imputó a la mujer –que en principio declaró que era médica pero luego se retractó- haber llevado a cabo prácticas de interrupción quirúrgica de embarazo en las instalaciones de calle Mitre al 1200, propiedad del médico jubilado. Se la encontró responsable tres abortos clandestinos consumados entre los meses de abril y mayo de 2019 y uno tentado el día del allanamiento de la Policía, cuando una pareja estaba esperando para interrumpir un embarazo.

Asimismo, se le atribuye haber falsificado un sello con matrícula de médico que no le correspondía y en igual condición haber ejercido ilegalmente la medicina sin título habilitante en grado consumado.

Al hombre de 83 años se le atribuyó haber contribuido de manera esencial a las prácticas llevadas a cabo por la mujer, poniendo a disposición de la misma las instalaciones edilicias de su propiedad, que es el consultorio médico donde llevaba a cabo su labor profesional, ubicado en Mitre al 1200.

Además, colaboraba con la médica trucha en cuestiones de rutina en las prácticas llevadas adelante, como ser el acondicionamiento del lugar, poniendo a disposición elementos médicos.

La Fiscalía solicitó la prisión preventiva de ambos imputados y las defensas se opusieron, solicitando la libertad con reglas de conducta de ambos imputados. El juez de Primera Instancia, Aliau, resolvió respecto de la mujer aceptar la imputación presentada por la Fiscalía en relación al ejercicio ilegal de la medicina, usurpación de título e interrupción quirúrgica de embarazos en carácter consumado en tres hechos y uno en carácter tentado. Pero no hizo lugar a la calificación presentada por Fiscalía en relación a falsificación de sellos, dictando la prisión preventiva efectiva por el término de 30 días.

En relación al médico de 83 años, el magistrado aceptó la calificación legal presentada por la Fiscalía en cuanto a interrupción quirúrgica de embarazo agravado por su condición de médico en calidad de participe primario en carácter consumado en tres hechos y uno en carácter tentado, dictando la prisión preventiva en modalidad domiciliaria por el término de 30 días.