Imputaron al joven que chocó y mató en zona sur: podría enfrentar 25 años de prisión efectiva

Gastón Abraham Dlogovitzky, el joven que atropelló y mató a un automovilista en San Martín y Garibaldi, podría enfrentar 25 años de prisión efectiva luego de ser imputado en la audiencia de este lunes de homicidio simple con dolo eventual por la jueza Marcela Canavesio. Según expuso la magistrada, el chico de 21 años tuvo un “absoluto desprecio por la vida ajena”. Entre las pruebas figuran “los testimonios de testigos” y “el video viral” que circuló en las redes sociales.

Por la imprudencia al volante de Dlogovitzky, Fabián Luciano Cragnolino murió en al acto. Su vehículo utilitario fue impactado con violencia por el Ford Focus en el viajaba el joven de 21 años a toda velocidad.

La jueza también se refirió a “la habitualidad en la conducta” del imputado. Consideró que, pese a existir la posibilidad de causar un daño grave a la vida de las personas, el automovilista prosiguió con su conducta peligrosa.

Según confirmó la fiscal Valeria Piazza Iglesias, el homicidio simple con dolo eventual tiene una pena de 8 a 25 años de prisión efectiva. Se estima que venía a unos 120 kilómetros por hora, no se registraron huellas de frenadas y, por arrastre, los vehículos quedaron a 36 metros del lugar propio del siniestro: ocurrió en la esquina y terminaron a mitad de cuadra.

“El chico pidió disculpas, pero lamentablemente al momento que la jueza estaba decidiendo este muchacho empezó con improperios, no en voz alta, pero sí se lo notaba muy disgustado con el fallo de la jueza”, reveló Piazza Iglesias con respecto a la actitud del imputado durante la audiencia.

Por último, refutó las declaraciones del abogado defensor del joven, Abichain Zuain, quien había manifestado que el conductor que falleció no respetó una señal de ‘pare’: “Hay una señal de pare por calle Garibaldi, pero el señor venía trabajando, supervisaba a la gente que recolecciona residuos. Paró, reinició la marcha y fue impactado. El impacto se dio cuando él ya había cruzado”.

En la antesala de la audiencia imputativa, familiares y allegados de la víctima reclamaron por justicia. Se manifestaron con carteles para señalar que “no fue un accidente” y que “se pudo evitar”.