Imputaron al ex fiscal por escuchas ilegales a su ex novia y a su entorno

Un ex fiscal de Rosario fue imputado hoy por cuatro casos de interceptaciones telefónicas ilegales a su ex pareja y a familiares y amigos de la mujer, mientras ejercía el cargo, informaron fuentes judiciales. En todos los casos, el entonces fiscal Fernando Martín Rodrigo falseó los motivos de las escuchas con fines privados al insertar los números telefónicos que solicitaba intervenir a un juez, como parte de investigaciones sobre desarmaderos de autos y casos de robo.

El fiscal pidió primero licencia psiquiátrica y luego renunció cuando se conoció el caso, en 2017, convirtiéndose en el primer funcionario de ese rango en ser separado del cargo desde que se creó el Ministerio Público de la Acusación (MPA), en 2014.

La fiscal Natalia Benvenuto acusó hoy a Rodrigo por los delitos de peculado de trabajos y servicios públicos, en concurso ideal con falsedad ideológica y uso de instrumento público. El peculado puede concretarse cuando un funcionario público hace uso de ciertos objetos que, en realidad, deberían estar disponibles para el bien común.

Si bien la denuncia fue presentada en 2017 por su ex pareja, que era compañera de trabajo en la Fiscalía, la causa se dilató por una controversia sobre su competencia en las Justicias ordinaria y federal.

Finalmente, el ex fiscal fue imputado hoy, mientras la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelve el conflicto de competencia, agregaron los informantes. Pese a la gravedad de la acusación, no se le dictó prisión preventiva.

Si bien al tratarse de un funcionario público el delito no prescribe, la fiscal Benvenuto entendió que al cumplirse dos años de la denuncia el investigado debía conocer los motivos de la acusación en su contra.

Un fiscal rosarino fue separado de su cargo por escuchas ilegales a su ex pareja

El primer hecho por el que se lo acusó a Rodrigo ocurrió el 25 agosto de 2016 cuando solicitó la intervención de llamadas y mensajes de texto de su ex pareja, un amigo de la misma, y una amiga y otra persona en una causa de “NN S/ Robo Calificado y privación ilegítima de la libertad”.

Al fundar la solicitud, expresó que “desde el 23 de marzo de 2015 hasta el presente se habían registrado un total de 14 hechos ilícitos de robos calificados o hurtos agravados de automotores, teniendo todos el mismo modus operandi, lo que motivó la unificación de las investigaciones a su cargo, a los fines de dilucidar una posible asociación ilícita”.

Un juez firmó la solicitud y la entonces Dicom -actual Dajudeco, la oficina de escuchas legales- intervino los números solicitados por 30 días.

El 3 de abril de 2017 pidió nuevamente la intervención del teléfono de su ex pareja, del padre y de un grupo de amigos y conocidos de la mujer, esta vez bajo el pretexto de investigar una banda ligada a desarmaderos de autos, precisó la fiscal Benvenuto.

El 21 de junio del mismo año las líneas intervenidas fueron las de su ex pareja, una amiga y una pasante que tenía a su cargo; también, la hermana, un hermano y la madre de la mujer.

Según la acusación, un mes después volvió a pedirle autorización a un juez -que se la concedió- para intervenir las mismas líneas telefónicas bajo pretexto de investigaciones judiciales.

El juez Pablo Pinto aceptó la imputación contra el ex fiscal Rodrigo por el delito de peculado.