Imputaron al árbitro por grooming y le dictaron prisión preventiva por 90 días

Este sábado por la mañana en el Centro Justicia Penal de la ciudad de Rosario se llevó adelante audiencia imputativa al árbitro Martín Bustos por el delito de grooming. El juez Ismael Manfrin aceptó la calificación legal presentada por la Fiscalía y dictó la prisión preventiva efectiva por el término de 90 días y la realización de un examen médico al imputado.

Carla Cerliani, fiscal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, imputó a Bustos el delito de grooming, que consiste en contactar a un menor de edad por medios electrónicos con el propósito de atentar contra su integridad sexual del menor, en calidad de autor y consumado.

Se le atribuye el delito de haber contactado telefónicamente a menor de edad de 14 años, sabiendo que era menor utilizando el servicio de WhatsApp. Presentándose con nombre falso (Martín Lucero), aludiendo ser masajista deportivo y ofreciéndole realizar una sesión de masajes a cambio de 200 pesos, solicitando el contacto de otros compañeros del menor y proponiéndole encontrarse en un lugar fuera de la pensión del club, donde el menor vive.

El árbitro se encargaría de conseguir en Rosario el lugar para encontrarse, insistiendo en que mintiera en el club diciendo que iba a un cumpleaños. Bustos fue detenido el jueves a las 18 en zona de calle Santa Fe al 3200 en un encuentro pactado por integrantes de la Policía de Investigación y Fiscalía, haciéndole creer que se encontraría con los menores de edad. Se le secuestró material de interés para la causa, celular y computadora enviados a peritar y se secuestraron elementos personales.