Imputaron a Cristian Romero por el femicidio de Julieta: confirman muerte por estrangulamiento

Luego del último adiós a Julieta Del Pino en Berabevú, este lunes por la tarde fue imputado el sindicado femicida. Cristian Romero (28) fue imputado por homicidio agravado por el vínculo y agravado por violencia de género. La autopsia al cuerpo de la joven de 19 años determinó que fue brutalmente golpeada y murió “por estrangulamiento manual”, en tanto que esperan informes que determinen si fue abusada y otros detalles en torno al brutal asesinato que finalizó con el entierro del cadáver en el patio de su casa en ese pueblo, a pocas cuadras de la vivienda familiar a la que debía llegar Julieta. 

En su casa estaba su madre esperándola con la comida caliente. Pero nunca llegó. Según se desprende de la investigación, Romero la abordó cuando se movilizaba en bicicleta y la secuestró en su auto. La habría asesinado en el interior de su casa y luego la enterró. Su cuerpo estaba cubierto con cal y objetos y en el auto del sindicado femicida también hallaron restos de cal, relacionados al trabajo de albañil que desempeñaba junto al hermano de la víctima.

  • La jueza Silvina Marinucci dispuso la prisión preventiva a raíz del pedido formulado por los fiscales Susana Pepino y Matías Merlo. El defensor público que asiste a Romero solicitó una pericia psiquiátrica. Se abrió un proceso que puede terminar con el acusado en prisión perpetua

En ese sentido, la fiscal Pepino señaló que “la actividad de los perros en la búsqueda fue de suma importancia” y que no se pudo determinar por el momento la participación de otra persona en el homicidio. Sí que estaba solo en el momento del hecho. Sin embargo, destacó que se espera por los resultados de los hisopados de la autopsia para contrastar las muestras de ADN con la sangre de Romero.

“No tiene rastros físicos de abuso sexual, pero esperamos los resultados para poder tener más precisiones. La bicicleta y prendas de ropa no fueron encontradas por el momento”, detalló, al tiempo que coincidió con Merlo en que “faltan informes para poder reconstruir la escena”.

Además, informaron que se desarrollaron tres procedimientos y recabaron elementos que Romero quería ocultar, como una frazada que habría utilizado luego de perpetrar el asesinato.

“El delito que estamos investigando fue cometido entre los últimos instantes del viernes y los primeros minutos del sábado”, precisaron los fiscales en la audiencia. “Alrededor de las 23:30, el imputado se trasladaba por las calles de Berabevú en un vehículo e interceptó a la víctima –con quien habría mantenido una relación de pareja– en inmediaciones de Simón de Iriondo y pasaje Padre Galeano”, agregaron.

Pepino y Merlo precisaron que “Del Pino fue llevada a la casa del hombre ubicada en calle Güemes al 300”. En tal sentido, relataron que “una vez que estuvieron en la vivienda, el imputado la golpeó y le causó múltiples hematomas en el rostro. Luego la estranguló con sus manos y le causó la muerte por asfixia”.

“Finalmente, la víctima fue arrastrada por el imputado hasta el fondo de la vivienda. Además, el hombre investigado ocultó el cadáver en un pozo. Luego le arrojó cal y tierra y lo tapó con una loza de cemento y un tanque de agua”, informaron los fiscales. Los funcionarios del MPA hicieron hincapié en que “la conducta del imputado fue siempre violenta y se enmarca en una situación desigual de poder y subordinación en un marcado contexto de violencia de género”.

De la investigación se desprenden las declaraciones de la madre de Julieta, quien señaló que su hija nunca tuvo una relación de noviazgo con Romero, quien la acosaba con mensajes. Sin embargo, la Fiscalía cuenta con información de que existió alguna vinculación afectiva basado en testimonios de amigas y de mensajes extraidos de los celulares de víctima y sindicado victimario.


+info


Dolor y último adiós a Julieta Del Pino, la joven asesinada en Berabevú