Imputan a un religioso por abusar de tres jóvenes discapacitados en el Cottolengo Don Orione

Un religioso de la comunidad católica del Pequeño Cottolengo Don Orione, ubicado en la localidad santafesina de General Lagos, será imputado este lunes por tres casos de presunto abuso sexual a internos con discapacidad, según informaron fuentes judiciales.

  • El hombre, que fue separado de la institución y trasladado preventivamente a Buenos Aires por el superior provincial de la orden, llega libre a la audiencia imputativa, añadieron los informantes. Y explicaron que la fiscal Nora Marull, que investiga el caso, pedirá la prisión preventiva del acusado.

El hombre, identificado como el “Hermano Juan”, fue acusado el mes pasado por un interno de 20 años del Cottolengo Don Orione, ubicado en la ruta provincial 21 en jurisdicción de la localidad de General Lagos, 25 kilómetros al sur de Rosario. Una empleada del lugar, cuyo testimonio fue incorporado a la causa judicial, aseguró: “Yo estoy muy cerca de donde él trabaja y yo he visto que él estaba manoseando a otro chico”.

La misma mujer dijo ante la fiscal: “Al chico que yo vi que manoseó, es un chico que no se sabe defender y no se sabe expresar”.

  • Los hechos fueron denunciados por la víctima, primero en su entorno más cercano y luego a las autoridades de la institución, informaron fuentes del caso.
  • Tras esta primera acusación, luego se sumaron otras dos presuntas víctimas.
  • El responsable del Cottolengo, el Padre Aníbal Quevedo, y la Coordinadora Técnica formalizaron la denuncia ante el Área de Investigación en Violencia de Género, Sexual y Familiar de los tribunales de Rosario.

Según la declaración de la testigo, el presunto abusador “es como que lo tenía comprado al chico”. “Una vez -agregó- le regaló un celular, a la semana una tablet”. Dijo también que el hombre “le compraba cerveza” y que el chico “no comía en el hogar porque se iba a comer con este hermano”.

Luego del primer testimonio, otras dos víctimas se sumaron a las denuncias contra el religioso.

Al conocerse la denuncia, el Cottolengo “Don Orione” difundió un comunicado a través de que informó que se aplicó el “Protocolo para denuncias sobre abuso sexual de menores o de personas vulnerables, que involucren a un miembro de la Pequeña Obra de la Divina Providencia, en la Provincia Nuestra Señora de la Guardia”.

El comunicado agrega que “una de las primeras medidas que se adoptaron, por disposición de la autoridad religiosa competente, fue el inmediato traslado del religioso en cuestión, de manera preventiva, para facilitar la investigación”. La orden resolvió que dos religiosos “designados a tal efecto por el Superior Provincial” comenzaran una investigación canónica preliminar en la sede del Cottolengo. “Recibieron varios testimonios de los empleados de la Institución como así también escucharon con especial detenimiento lo dicho por el residente en cuestión”, añade el comunicado.

Tras la investigación judicial, la fiscal Marull solicitó una audiencia imputativa para acusar formalmente al “Hermano Juan” por delitos contra la integridad sexual simple. La audiencia, que será presidida por la jueza Mónica Lamperti, está prevista para el lunes a las 9 en el nuevo Centro de Justicia Penal de Rosario, indicaron voceros judiciales.

El Pequeño Cottolengo Don Orione de General Lagos alberga a 104 residentes, está dotado de cuatro pabellones y cuenta en su haber con 100 empleados. En la actualidad está dirigido por el padre Aníbal Quevedo que asumió en funciones en marzo de este año, adonde llegó desde Tucumán.