Franco Armani, el arquero casildense que todos piden para la Selección

Franco Armani se convirtió en el centro de los pedidos de los argentinos para el próximo Mundial. El actual arquero de River volvió a brillar bajo los tres palos en el triunfo ante Racing por 2-0 en una nueva jornada de la Superliga y las redes sociales y el periodismo se rindieron al casildense, que también se anima a soñar con volar a Rusia.

Con Sergio Romero, Wilfredo Caballero y el rosarino Nahuel Guzmán como los últimos tres convocados para el arco nacional en la gira europea, los interrogantes se abrieron de palo a palo tras la goleada histórica sufrida ante España. Cinco goles para Willy, que había brillado ante Italia, y el restante para Romero, que salió lesionado y juega poco y nada en Manchester United.

Armani cumplió su sueño de jugar en el fútbol argentino pero ya se había ganado el respeto de todos en su etapa como arquero de Atlético Nacional de Medellín. Siete temporadas en Colombia, donde se transformó en un ídolo de la institución con trece títulos, entre ellos una Copa Libertadores.

Aquella competencia en la que justamente el casildense, hermano del histórico goleador de Central Córdoba y Tiro Federal, se encargó de eliminar a Central con una inolvidable actuación que destacó en conferencia de prensa Eduardo Coudet. “No lo quiero cruzar más”, dijo el Chacho entre risas.

A los 31 años, el arquero, seguido de cerca por el DT nacional y también casildense Jorge Sampaoli, llegó a Núñez con dos objetivos a corto plazo: coronar su primer semestre con un título (lo logró al ganarle la Supercopa a Boca) y destacarse para ganarse un boleto al Mundial, el gran sueño de su vida.

“Sueño con el llamado de Sampaoli, con poder estar en la Selección”, dijo al término del partido. “Esto es día a día. Cada partido que juego, debo demostrar por qué estoy en River, que era un sueño de hace años. Mi desafío era venir y demostrar, porque me fui jugando en el ascenso y no tuve la posibilidad en primera. Debo seguir en un buen nivel”, comentó Armani, quien antes de emigrar en 2010 a Colombia jugó únicamente en Ferro y Deportivo Merlo.

¿Tendrá su chance? Sampaoli lo vio brillar en Avellaneda y las dudas para el arco albiceleste son evidentes: Romero no juega en su club, Caballero no repitió el nivel alcanzado ante Italia y Guzmán se destaca en el Tigres mexicano y encaja por su buen juego con los pies, pero no parece tener demasiada confianza del DT. ¿Y Armani?