Femicidio en el centro: una mujer fue asesinada de una puñalada en el cuello y detuvieron a su pareja

Una mujer de 39 años fue asesinada de una puñalada en el cuello en su departamento del microcentro de Rosario y su pareja, un hombre de 32 años, fue detenido como presunto autor del femicidio.

El hecho ocurrió alrededor de la 1 en el edificio ubicado en San Lorenzo 1217. Fuentes policiales indicaron que el asesinato de la mujer se produjo en un contexto de violencia de género. De hecho, la policía fue convocada al lugar por denuncias de vecinos quienes indicaron que se había desencadenado una pelea en ese lugar.

Cuando el personal policial pudo ingresar al departamento, situado en el primer piso B, halló sin vida a María del Luján Pero tendida en el piso de la cocina con grandes manchas de sangre a su alrededor. En el lugar también había desorden como si se hubiese producido una pelea.

Voceros policiales indicaron que en el lugar estaba presente la pareja de la mujer, Marcos P., quien presentaban signos de ebriedad y quedó detenido. En la escena del crimen también se secuestró un cuchillo de cocina. La mujer, de acuerdo al estudio preliminar del médico de policía, presentaba una herida cortante en el cuello y escoriaciones en los brazos.

Todo parece indicar que el caso se dio en el contexto de violencia de género. Vecinos del lugar declararon a la policía que las peleas de la pareja eran habituales, que se escuchaban insultos, malos tratos y riñas, y que en varias oportunidades ambos estaban alcoholizados. Anoche también hubo un episodio muy violento que precedió al crimen. La investigación del caso quedó a cargo de la fiscal Georgina Pairola.

Un vecino del edificio contó que las peleas de la pareja “venían ocurriendo desde hacía mucho tiempo. Anoche escuchamos unos gritos tremendos y cuando nos asomamos al pasillo donde ellos viven vimos al marido de la mujer llorando. La chica tenía un corte en el cuello y falleció. Lamentablemente, las discusiones entre ellos eran normales”.

“Vivían discutiendo. Eran peleas de parejas con gritos muy fuertes, pero nunca pensamos que iban a llegar a esto. Con los vecinos tenían relación de saludar y nada más. Pero atemorizaban un poco cuando discutían entre ellos, a veces en la entrada del edificio”, agregó el vecino.