Falabella anunció el cierre de su emblemático local en el corazón de Rosario


Finalmente, cierra Falabella. Juan Gómez, secretario de Empleados de Comercio de Rosario, confirmó que la empresa se va de Rosario. Adjudicó un “combo” de razones por las cuales la firma decidió bajar las persianas de tradicional comercio de Sarmiento y Córdoba.

El año pasado en medio de la pandemia, la firma de origen chileno, anunció un fuerte plan de ajustes y desde entonces se instaló el rumor de que iban a abandonar el local rosarino. Este martes, se confirma la preocupante noticia. “Hoy nos llegó el comunicado de la empresa. No sabemos bien cómo se van a pagar las indemnizaciones y eso genera mucha preocupación”, indicó el dirigente gremial sobre los 110 empleados en cuestión.

“Con lo de Falabella vamos a llegar a los 1500 puestos de trabajo perdidos en el último año y medio. La situación es objetiva y triste”, añadió. Se espera que los trabajadores sean debidamente indemnizados. “La tasa de retorno hace que se ‘levanten’ los lugares donde estas empresas tienen sus comercios”, señaló y precisó que el cierre se producirá en 60 días.

“Es una decisión política, no hay problemas de recaudación o venta, es una decisión del grupo. Es un combo, la tasa de retorno no es la prevista, en su país de origen tienen menos ingreso y deciden irse del país”, comentó en torno a los motivos de la firma.



La salida de Falabella vuelve a poner sobre la mesa la necesidad de revitalizar el centro de Rosario. En ese sentido, así como hay que contextualizar la salida de Falabella en el marco de un reajuste global de la cadena, tampoco hay que perder de vista que todos los centros comerciales de las grandes ciudades atraviesan serias dificultades. Es que con menor presencia de personal en las oficinas públicas y privadas, el centro adquiere todas las mañanas la fisonomía de un sábado por la tarde.

El microcentro de Rosario a diferencia, por ejemplo de las peatonales porteñas, tiene todavía mucha gente viviendo y esa presencia diaria de quienes viven en los edificios del centro amortiguan la caída. No en vano, la zona del Paseo del Siglo resistió mejor la caída del que la zona del cruce entre las peatonales Córdoba y San Martín.

“Va a ser muy problemático. Y se va a notar su ausencia”, resalta el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Ricardo Diab. “Además de las fuentes de trabajo que se pierden, empleos que al sectore comercio le será muy difícil absorber por la crisisi que atraviesa, el cierre también impactará en todos los negocios que tenían como referente a Falabella. Si Falabaella abría o no un feriado o si extendía o no su horario por las Fiestas era la referencia para el resto de los comercios del centro ya que se trataba de uno de los principales atractivos del centro”, agrega el dirigente.

Para Diab, va ser muy difícil que aparezca rápidamente una propuesta comercial que le tome la posta. “El comercio está muy dañado. No hay comercio que esté vendiendo más del 40% de lo que vendía antes de la pandemia. Y sin esas condiciones de rentabilidad, es poco probable aparezcan inversiones que hagan frente a los desembolsos fuertes que ameritaría reactivar esa gran tienda”, resaltó.


Empleados


La delegada del local de Falabella que cerrará en Rosario en la esquina de Sarmiento y Córdoba expresó “consternación” por la noticia que le dieron este lunes desde la firma. De los más de 100 trabajadores, la mayoría son “madres, sostén de familia”. Agregó que en los próximos días recibirán el ofrecimiento de retiros voluntarios. “Nos quedan aproximadamente 60 días para tener la tienda abierta y vender los últimos productos que quedan”, comentó la delegada María Ramírez.

Ramírez dijo que, según les indicó la gerenta, en los próximos días los trabajadores recibirán ofrecimientos de retiros voluntarios. “Estamos consternados por esta noticia. Somos más de ciento y pico de familias que nos quedamos sin trabajo. Somos la mayoría madres, hay muchas mujeres, sostén de familia. La verdad es que es una pena”, expresó.

La trabajadora relató que “la pandemia vino a acelerar el proceso” que veían en el último tiempo, donde veían “despidos de compañeros. Nuestra nómina se venía achicando cada vez más. Ahora llegamos a esta instancia. Es muy triste todo”.