Extranjeros y Salud pública local: sólo representan el 1% de las atenciones

Los números y las estadísticas refutan los argumentos esgrimidos por la Casa Rosada para modificar la universalidad y gratuidad de la Salud pública. El gobierno de Mauricio Macri pretende que los extranjeros paguen por utilizar los servicios de salud, ya sea una consulta, una internación o una cirugía. Los datos oficiales dan cuenta que se trata más de una postura ideológica que de un problema real que incida en la erogación que hace el Estado para sostener el sistema.

El secretario de Salud Pública municipal, Leonardo Caruana, no sólo minimizó la cantidad de personas de otros países que se atiende en efectores públicos de la ciudad, sino que además consideró que “lo que impacta en el financiamiento del sistema de salud son los incrementos por inflación de los insumos, que en 2017 fueron desde el 70 al 300 por ciento, y no la asistencia de extranjeros”.

El funcionario señaló que apenas “el 3 por ciento de los pacientes que se atienden en los servicios de salud de la ciudad son extranjeros, y de ese total sólo un uno por ciento no son residentes”; y apuntó que del total de consultas registradas en el sistema, apenas el 0,27 por ciento son hechas por pacientes no argentinos.

Con esos datos, minimizó el impacto y defendió “la universalidad del sistema de salud, donde no se puede anteponer la capacidad de pago del paciente y su condición de migrante para la atención”.