Exigen operativos para impedir la presencia de remises truchos en el casino

En el marco de grandes polémicas por los inconvenientes que atraviesa el servicio de remises en la ciudad, el concejal Carlos Cardozo presentó un proyecto de decreto por el que le pidió a la Municipalidad que “de manera inmediata” proceda a realizar operativos de control para impedir que remises truchos accedan a la explanada del casino y a la avenida Battle y Ordóñez, con la intención de conseguir viajes.

  • “Es una manifiesta competencia desleal con los taxis y remises habilitados”, se encargó de remarcar el edil de Juntos por el Cambio, quien precisó que “esta iniciativa surge del reclamo de taxistas y remiseros legales que ven limitada su capacidad de conseguir viajes en uno de los lugares de la ciudad que mayor movimiento produce”.
  • “Tanto las cámaras de propietarios, como las diversas agrupaciones y los sindicatos de peones y taxistas independientes nos han hecho llegar esta inquietud, ya que resulta incomprensible que una actividad al margen de las normativas tenga un viso de normalidad tan llamativo”, puntualizó el concejal Cardozo.

En ese sentido, destacó que hace mucho tiempo que viene tratando de exponer este cuestionamiento. “La laxitud en los controles a los remises truchos es un fenómeno que venimos apuntando desde hace años y no vemos una política de control seria por parte de la Municipalidad de Rosario para terminar con una actividad que lesiona la economía, tanto del sistema de taxis y remises como del propio sistema de transporte urbano de pasajeros”, subrayó Cardozo.

Esta iniciativa legislativa del concejal se ubica dentro de un tablero general que exhibe grandes complicaciones en el servicio de remises en la ciudad. De las 500 chapas otorgadas por el Ejecutivo para trabajar por las calles rosarinas, sólo 196 están activas, y otras 86 están en caución (por cambio de unidad, choque, o vacaciones), en manos del municipio. Así lo revelan datos oficiales de la Subsecretaría de Transporte y Movilidad local. El servicio de remises funciona literalmente a media máquina. Es decir la mitad está en las calles, y el resto en desuso: 282 chapas de 500. Esos números desnudan un escenario crítico para el funcionamiento.

La situación de severas dificultades en el rubro provocó que, el lunes pasado, un sector de las agencias propusiera en el Concejo Municipal la sanción de una nueva ordenanza donde se facilite el ingreso de autos a través de un canon. “Sólo dos de las 10 agencias habilitadas se reparten el 70 por ciento de las licencias, la gran mayoría no las explotan los titulares y las alquilan a 3.500 pesos mensuales”, apuntaron con crudeza representantes del sector.