Estudiantes de la UNR ganaron una competencia internacional y viajarán a la Nasa

Seis estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) ganaron un hackathon internacional sobre la Tierra y el espacio y viajarán a la Nasa. Se trata de jóvenes de entre 18 y 19 años que conformaron el equipo denominado DeltaProtocol, con el que se coronaron a nivel global en la categoría “mejor uso de hardware” en el Nasa Space Apps Challenge, certamen el que participaron 1375 proyectos de todo el mundo.

“Los ganadores del hackathon tienen la posibilidad de ver un lanzamiento espacial desde una ubicación preferencial, para lo que deben conseguir los fondos para costearse el viaje, ya que no están incluidos en el premio sino que corren por cuenta de cada sede”, indicaron desde la página de la UNR y agregaron que es por eso el equipo está buscando sponsors para poder cubrir los gastos del viaje y completar la experiencia.

DeltaProtocol está conformado por Nahuel Colombo, Guido Cicconi y Juan Tinazzo, que cursan la carrera de Ingeniería Electrónica, Victoria Kaial estudiante de la Licenciatura en Matemáticas, Catalina Silvestri de Ciencias de la Computación y Agustín Alsop que estudia Estadística.

La formación del equipo se dio el día anterior de la competencia, y el desarrollo del proyecto fue intensivo durante las 48 horas del evento. “Fue una experiencia buenísima”, relataron los jóvenes “logramos una buena dinámica de trabajo, si bien la formación del equipo fue un poco improvisada logramos una muy buena sinergia”.

El proyecto que desarrollaron los estudiantes de la UNR es un sistema que le brinda apoyo al astronauta en marte, monitorea las variables del cuerpo del astronauta y lo ayuda a prevenir peligros y mantener su estabilidad física y emocional.

¿Qué fue lo que diseñaron?

“El programa se llama DeltaMesh y está compuesto por sensores conectados a una red de malla. El objetivo de esta red es mantener a los astronautas bajo observación cuando se alejan de la base, al tiempo que recopilan otros tipos de datos personales y ambientales”, indicaron desde la UNR.

Los sensores se encuentran en el traje del astronauta y en el ambiente, puede ser activado por el mismo tripulante o activarse de manera automática cuando detectan un peligro, o un cambio significativo en los datos bio-rítmicos del usuario.