Estaba inhabilitado para conducir, pero chocó y mató al volante

El último hecho se produjo durante la tarde del sábado. Al llegar a la esquina de Lamadrid, impactó al mando de un Chevrolet Corsa que circulaba por Ovidio Lagos, de lleno contra una moto, provocando incluso la colisión entre otros vehículos. El que se llevó la peor parte fue Sergio Morán, quien cayó de la motocicleta y murió en el acto a causa de los politraumatismos provocados.

El lunes, en la audiencia imputativa por ese hecho, se conoció que el hombre tenía antecedentes por un juicio abrevidado que había sido homologado en octubre de 2016, con una condena a tres años de ejecución condicional y una inhabilitación a conducir por cinco años, es decir que se extendía al 2021.

En la audiencia, el hombre fue imputado por homicido culposo agravado por la conducción imprudente de vehículo automotor, y la fiscal Valeria Piazza Iglesias pidió una serie de medidas, como exámenes de alcoholemia y alcoholuria, y solicitó que continuara detenido por un plazo de 60 días teniendo en cuenta que tenía un juicio abreviado en curso y que había quebrantado una inhibición.

Sin embargo, el juez Becerra le otorgó la libertad y la obligación de presentarse semanalmente en la sede de la OGJ, con una prohibición de acercamiento a 200 metros del radio del siniestro y el depósito de una caución de 5 mil pesos.

El hecho por el que Alejandro O. había sido condenado con 3 años de prisión en suspenso y 5 años de habilitación a conducir, se produjo el 27 de septiembre de 2015, cuando tripulaba un Fiat Palio, junto a su pareja y el hijo de ella, un niño de 9 años.

En plena madrugada, el hombre circulaba a una velocidad por encima de la permitida, perdió el control del vehículo e impactó contra el portón de un inmueble en Ovidio Lagos al 6900, provocando por el mismo impacto la muerte en el lugar del chico. Por ese hecho, se llegó al juicio abreviado en 2016, por homicidio culposo por conducción imprudente.

Fuente: Diario La Capital