Entregó a su hijo tras un homicidio en zona oeste y advirtió: “Es un delincuente que se cree impune”

La investigación sobre el asesinato de un jubilado a quien le robaron en su casa de la zona oeste rosarina avanzó con el aporte de la madre del presunto autor, de 21 años. La mujer fue quien ayudó a la Policía a ubicarlo luego de lanzar una dura advertencia: “Conozco lo que hace, es un delincuente que se cree impune”. A Carlos Viu Gut (72) lo mataron a puñaladas en las últimas horas del viernes pasado, aunque su cuerpo recién fue descubierto al día siguiente después de que los bomberos apagaran un incendio en su casa del Fonavi de Parque Oeste.

El fiscal Luis Schiappa Pietra imputó al joven detenido por el homicidio pero no reunió pruebas suficientes en esta primera instancia para señalarlo como el responsable de iniciar el fuego.

  • Las primeras personas entrevistadas en la zona de Pedro Lino Funes al 2000 apuntaron a Ariel Taborda porque la noche del crimen lo habían visto en la calle mientras trataba de vender un televisor.
  • El sábado intentó algo similar con un secarropas y los encargados de la investigación empezaron a trabajar sobre la hipótesis de que ambos electrodomésticos pertenecían a la víctima.

La búsqueda se aceleró horas más tarde, cuando su mamá se ofreció a contactarlo y urdir un plan mediante el cual lo detuvieron esa noche.

Antes de entrevistar a la mujer, los investigadores habían recibido la declaración de una tía del muchacho, quien pasó por su casa el día del hecho. Hasta allí llegó con la mano derecha ensangrentada, por lo que pidió un adhesivo de contacto para cerrar la herida en su dedo. Según publicó el diario La Capital sobre el relato que se ventiló en la audiencia imputativa realizada anteayer, el sospechoso argumentó que se había cortado con una navaja.

Ariel estaba en la casa de una vecina cuando su madre lo llamó por teléfono y le ofreció pasarlo a buscar en un remís. Eran las 20 y por entonces la Policía ya sabía del viaje que concluyó con la intercepción del auto y el arresto en la zona noroeste rosarina.

Después del operativo en Jorge Newbery al 7700, la Fiscalía presentó un testimonio estremecedor de parte de la mujer sobre su relación con él. “Yo me tuve que ir de mi casa, la familia y los vecinos le tenemos miedo. Desde los 12 años consume droga”, aseguró.

El joven que quedó bajo prisión preventiva había salido de la cárcel tres semanas antes del asesinato gracias al acuerdo de una pena de 3 años de ejecución condicional por un robo anterior en un juicio abreviado.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) confirmaron que el lunes fue imputado por herir de muerte al dueño de la casa con un objeto punzante en el rostro, el cuello y el abdomen.

Fuentes: La Capital y Clarín.