Enero 2020 en Rosario cerró con casi el doble de crímenes que el mismo mes de 2019

El 2020 en Rosario tuvo un inicio violento. La nueva década en la ciudad llegó plagada de balaceras y asesinatos en distintos puntos de la ciudad, al punto que los 22 crímenes ocurridos durante enero casi duplicaron los 13 registrados en el mismo mes del 2019. Sin embargo, representaron el mismo promedio de los últimos ocho años y el 78 por ciento de las investigaciones tiene a un imputado individualizado. 

La seguidilla de crímenes ocurridos en la primera quincena del mes (17 en dos semanas y la mitad vinculado a enfrentamientos entre bandas narco) volvió a colocar a la ciudad en el centro de atención de la opinión pública.

De acuerdo a las estadísticas que difunde el Ministerio Público de la Acusación (MPA), en los últimos ocho años se registraron, en promedio, 21,5 homicidios en el departamento Rosario durante enero.

Los informes señalaron que en enero de 2013 hubo 22 asesinatos; en 2014 y 2015 se registraron 28; bajó a 18 casos en 2016 y 2017; trepó a 21 homicidios en el primer mes de 2018 y cayó a 13 hechos el año pasado. Es decir que en los últimos ocho años, sólo hubo dos en los que se registraron menos homicidios durante enero en Rosario que los de 2020.

Las mismas estadísticas muestran que, con excepción de 2019, cuando el número de víctimas letales se redujo notablemente, en los últimos cuatro años enero se ubica entre los meses con mayor cantidad de homicidios, que se mantienen en el 10 por ciento del total de cada año, mientras diciembre y marzo suelen ser los que lideran el ranking.

Desglose

La disputa entre bandas vinculadas al narcotráfico explican casi la mitad de los 22 asesinatos de enero (10 casos) y sólo uno está relacionado a un intento de robo, el del gendarme Rubén Darío Soto (45), ocurrido el 3 de enero, cuando fue sorprendido junto a su esposa en su camioneta por un ladrón en moto a quien baleó y mató. La muerte del presunto delincuente quedó registrada en las estadísticas oficiales como “enfrentamiento”.

Otros cinco asesinatos están catalogados por la fuerza de seguridad como “conflicto interpersonal”; y uno como “conflicto intrafamiliar”, que es el caso de un joven que mató a su padre de una puñalada en la localidad de Villa Gobernador Gálvez el 7 de enero.

El crimen de Marisa Alejandra Molina (44) a manos de su pareja, ocurrido la madrugada del 24 de enero en la casa que ambos compartían en Villa Gobernador Gálvez, no le fue imputado como femicidio sino como homicidio agravado por el vínculo, porque hasta ahora la investigación no pudo hallar evidencias de un contexto previo de violencia de género.

El resto de los asesinatos de enero pasado llevan la etiqueta de “se investiga” en los reportes oficiales.

Los datos del Ministerio de Seguridad provincial muestran que de los 22 asesinatos de enero en el departamento Rosario el 78 por ciento fueron esclarecidos, es decir, que cuentan al menos con un imputado individualizado. Solo cinco permanecen con imputados “NN”, de los cuales cuatro son investigados como presuntas venganzas vinculadas al narcomenudeo.

Fuente: Télam.