En una sesión histórica, el Senado vota sí o no al aborto legal

El Senado tratará hoy el proyecto de legalización del aborto en el marco de una sesión especial que será histórica y cuyo resultado, a priori, favorece el rechazo de la ley. Luego de tres semanas de debate en las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Constitucionales por las que pasaron más de 100 expositores a favor y en contra de la legalización, el Senado comenzará a sesionar desde las 9.30 el proyecto que fue aprobado por la Cámara de Diputados el 14 de junio.

Hasta el momento, 37 senadores y senadoras anunciaron que votarán en contra de la legalización y 31 a favor; dos indefinidos (Omar Perotti y José Alperovich) y la propuesta alternativa presentada por Lucila Crexell. En tanto, la puntana María Catalfamo estará ausente por licencia por embarazo.

Los legisladores a favor, con el justicialista Miguel Pichetto a la cabeza, habían acordado con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal una serie de cambios al proyecto aprobado por Diputados, a los efectos de sumar voluntades. Sin embargo, quienes rechazan la legalización no quisieron presentar dictamen en el plenario de comisiones e hicieron que el proyecto con cambios no reuniera las firmas necesarias, por lo que se tratará la iniciativa salida de Diputados, que desde el inicio reunía menos votos.

  • En este contexto, toma fuerza el proyecto de Crexell, abriendo la chance de que los indefinidos Perotti y Alperovich y algunos de los que están en contra del proyecto de Diputados tomen esta nueva iniciativa como algo intermedio y voten por el sí.

Aunque pueda parecer que el resultado es cosa juzgada, la expectativa en torno a la votación y la tensión que despierta entre los senadores tiene que ver con la masiva movilización que se espera en las inmediaciones del Congreso. Muchos que se oponen a la legalización sienten el costo político de rechazar al 100 por ciento el proyecto de Disputados y quedar mal parados ante la sociedad.

El proyecto de Crexell

Con una propuesta que define como “una solución intermedia a la problemática que está dada por la gran cantidad de abortos clandestinos”, la senadora Lucila Crexell, del MPN, presentó su proyecto que modifica el Código Penal para establecer que en ningún caso el aborto hecho por médico en un hospital, con el consentimiento de la mujer, sea punible hasta la semana 12 inclusive del proceso gestacional.

En tanto, el aborto practicado a partir de la semana 13 no será punible cuando sea para “evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer”, cuando el embarazo fuere producto de una violación, “con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la mujer” ante el doctor. Así, Crexell busca poner en el Código lo establecido por la Corte Suprema en el denominado Fallo FAL sobre aborto no punible.