En un duelo intenso, Newell’s estuvo dos veces abajo y empató en su visita a Tucumán

Newell’s estuvo dos veces abajo y rescató un empate en su visita a Tucumán. Fue un intenso 2-2 frente al Decano por la fecha 16 de la Superliga. La Lepra se recuperó de dos goles de Javier Toledo a través de un penal que convirtió Maxi Rodríguez en el primer tiempo y de una conquista de Luis Leal. A pesar de que no le sirve para alejarse de los puestos de abajo, por cómo se dio el partido parece haberse conformado con al menos sumar un punto en una cancha difícil. Todos recordarán ese gol que Leal se perdió en la última jugada.

De entrada y bajo la lluvia, el equipo de Frank Kudelka se plantó en terreno rival dándole protagonismo a Maxi Rodríguez, que participó activamente buscando encontrar un hueco en la defensa local, en contracara con Mauro Formica, de escasas intervenciones hasta que se activó en el cierre del cotejo. Julián Fernández convirtió a la salida de un corner pero estaba en offside, en el marco de un duelo trabado y con pocas llegadas de peligro en el primer tramo del encuentro.

En una acción aislada sobre el minuto 25 se rompió el cero: Luis Leal desbordó, tiró un buscapié y Lucas Albertengo se lo perdió increíblemente con el arco libre con un toque de zurda que dio en el palo. Con un contraataque veloz, Javier Toledo no perdonó a Alan Aguerre con un zurdazo luego de controlar un pase al medio de Lucas Melano. Del blooper al gol en contra se complicó el panorama rojinegro. 

A los 37′ llegó otro quiebre en el partido: Bruno Bianchi derribó con un torpe planchazo al portugués Leal y el árbitro Pablo Echavarría no dudó en cobrar penal para Newell’s. Maxi Rodríguez se hizo cargo de la pena máxima y convirtió con un potente remate cruzado que dejó parado al arquero Cristian Lucchetti para igualar 1-1.

Así se fue el primer tiempo, con una intensidad que sostendría el local en el inicio del complemento. Salió a buscarlo con todo y a los 5′ lo consiguió Toledo haciendo efectiva la frase de “dos cabezazos en el área”. Tras un centro cruzado, la bajaron y definió con la frente debajo del arco para colocar otra vez arriba al Decano ante la pasividad de la defensa visitante.

Antes del primer cuarto de juego Kudelka metió dos variantes: adentro Aníbal Moreno y Rodrigo Salinas en reemplazo de Denis Rodríguez y Albertengo, de discreta tarea. La Lepra se volcó en ataque en busca del empate con más empuje que juego organizado. Hasta que a los 21′ Maxi buscó con precisión la proyección de Ángelo Gabrielli, que buscó al medio a Leal que aprovechó lo que había fallado Albertengo y marcó el 2-2. 



Tras conseguir el empate quedaron en evidencia las falencias en el fondo y sufrió ante los renovados avances del local. Cristian Lema fue el único del fondo que estuvo a la altura y desactivó las alarmas en más de un ataque tucumano. A los 33′, en una de las apariciones del Gato Formica, asistió de cabeza al ingresado Salinas, que sacó un bombazo de derecha que Lucchetti mandó al corner. A la salida de esa jugada, Formica recibió al borde del área y sacudió un derechazo que el arquero acompañó a un lado del arco. Y otra vez Formica lo intentó por izquierda, con un disparo que se fue apenas ancho.

Pese a estas llegadas, el fondo leproso continuó evidenciando sus debilidades y sufrió ante cada avance. Se armó un duelo desprolijo de ida y vuelta en el que quedaba poco tiempo y muchos espacios. Sin embargo, en los últimos minutos arriesgaron menos y se resguardaron en el fondo por temor a quedarse sin nada. De hecho el partido terminó caliente, con expulsados de ambos bandos. Más pelea que juego. Salinas y Yonathan Cabral se cruzaron y se repartieron piñas y empujones. 

En el minuto 52′, tras la polémica jugada, Newell’s se encontró tres contra dos: Maxi abrió para Leal, que remató cruzado y la pelota se le fue apenas a un costado del arco. Así, el equipo de Kudelka perdió el gol de la victoria tras un duelo intenso.