En Santa Fe, las multas en las rutas podrían llegar desde drones


Aunque lo que jaquea es la inseguridad, en la provincia de Santa Fe se analiza sumar drones para controlar a los conductores que usan el celular mientras manejan por las rutas provinciales o de jurisdicción santafesina. El lunes se realizará una reunión en Rosario para avanzar en los detalles de la posible implementación de ese tipo de controles, que incluirá a funcionarios de la principal ciudad de la provincia y del gobierno santafesino.

La novedad, que ya provocó dudas y reacciones de parte de la ciudadanía, fue revelada por el subsecretario de la Agencia Provincial de Seguridad Vial de la provincia, Osvaldo Aymo, un especialista en el tema que se incorporó desde el primer momento a la gestión de Omar Perotti.

El funcionario contó que tomó la idea después de asistir en 2019 en la Universidad Europea de Madrid a un curso de capacitación. Pocos meses después, la Dirección General de Tráfico de Madrid comenzó a utilizar los drones para controlar el uso de celulares al volante.

Cuando se implementó en España, hubo una publicidad sugestiva: “No busque el coche patrulla ni el policía apostado a la vuelta de la curva, ni siquiera intente avistar al helicóptero de tráfico. Ahora la multa le puede caer de un dron”. Así se avisó de los patrullajes que al principio estuvieron a cargo de tres vehículos aéreos no tripulados, mientras se preparaban ocho más y había 20 en proceso de adquisición.



Los drones no pueden medir la velocidad, pero son el ojo indetectable que registra las conducciones temerarias e infracciones como el uso del celular al volante. Las multas podrían ser inmediatamente notificadas al conductor por un agente, o llegar posteriormente al domicilio del titular del vehículo, luego de que sean revisadas las imágenes del aparato.

Las ventajas del dron es que es más barato y puede actuar en zonas complicadas o cuando hay mal tiempo. El problema es su limitado rango de acción porque tiene que volar a la vista del conductor del auto que circula.

Representantes de la provincia de Santa Fe ya dieron un paso más en el tema. En noviembre pasado visitaron en Neuquén una empresa argentina que fabrica drones, por lo que la adquisición de esta tecnología ya estaría avanzada, pensada inicialmente para controlar la inseguridad. La novedad ahora es que también se pondrá a disposición al servicio de la seguridad vial.

El funcionario que dio a conocer la iniciativa fue hace 20 años director provincial en accidentología y ha tenido posturas controvertidas en el tema seguridad vial. Por ejemplo rechaza aplicar la ley de alcoholemia cero en Santa Fe porque sostiene que fracasó en todas las experiencias en que se aplicó. Precisamente considera que en España tienen el 0,5% de alcohol permitido y el uso del celular está por encima del alcohol como factor de riesgo.

También respaldó una ley de rebaja en el costo de las infracciones viales en Santa Fe, ya que reveló que sólo se logran cobrar el 10% de las multas labradas en rutas. “Hay que tener multas pagables” dijo sobre ese tema.

Ahora el debate será sobre cómo se controlará el uso de celulares al volante y cómo se admitirá el uso que suele hacerse como GPS en viajes por las rutas santafesinas.

No obstante, los drones no son una novedad en la gestión del actual gobierno provincial. En diciembre el gobierno de Omar Perotti hizo una demostración con un helicóptero no tripulado que será adquirido para ser incorporado a los dispositivos que se usarán en la seguridad pública.

La formación de operadores de drones, vehículos modernos y nuevos sistemas de armas es el gran desafío que se puso la Policía santafesina.

Funcionarios del Ministerio de Seguridad de Santa Fe participaron de un intercambio de tecnología para mejorar el dispositivo aéreo y anunciaron el desarrollo de un dron de largo alcance que será integrado al sistema de seguridad este año.