En el Día de Lucha por la Legalización del Aborto, reclaman la “urgente” sanción de la ley IVE


La Campaña Nacional por el Derecho al Abortó exigió la “urgente” sanción de la ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo, en el marco del día de lucha por la despenalización y legalización del aborto en América Latina y el Caribe, que se celebra este lunes con acciones a nivel global. “No queremos más muertes ni cárcel por abortar, niñas torturadas ni abortos inseguros. Exigimos el reconocimiento de nuestro derecho a decidir. Este 2020, Sr. Presidente, Senadoras, Senadores, Diputadas y Diputados: ¡EXIGIMOS ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO YA!”, exhortó la Campaña, que articula más de setecientas organizaciones de mujeres, LGBTTI, de derechos humanos, políticas, y sociales de todo el país.

Este año no habrá movilizaciones en las calles: desde la Campaña se acordó no convocar a marchar por el contexto de pandemia por coronavirus, para prevenir la posibilidad de contagios de la covid-19. El pañuelazo será virtual, a partir de las 18.

El envío de un proyecto de ley de IVE fue una promesa de campaña del presidente Alberto Fernández, quien lo ratificó en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el 1° de marzo. El texto, repiten en Gobierno, ya está listo, pero AF no quiere enviarlo en el medio de la pandemia.

Más de 500 personas del ámbito académico, del deporte, de la cultura y militantes feministas firmaron este domingo una solicitada para pedir la “urgente” aprobación de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. En ese marco, recuerda que en la Argentina se realizan “aproximadamente 54 abortos por hora” y añade que “según las últimas estadísticas oficiales, 39.025 mujeres y niñas ingresaron en hospitales por complicaciones de salud relacionadas con abortos en un solo año”.

Además, el documento completa esos datos al señalar que “el 16% tenía entre 10 y 19 años, y esta es apenas una fracción del total de personas gestantes afectadas”. Luego, advierte que “el aborto inseguro deja muertes y secuelas a corto y a largo plazo”, por lo que “necesitamos que el Estado cuide la salud de mujeres, niñas y adolescentes de la Argentina”.

Activistas de Amnistía Internacional Argentina (AIA) depositaron el domingo hierbas abortivas en el umbral del Congreso en Buenos Aires, como forma de reclamar una ley por la libre interrupción del embarazo. “Colocamos cientos de ramos armados con perejil y otras hierbas abortivas para que el proyecto de despenalización y legalización se debata y sea aprobado para cambiar esta realidad”, señaló AIA en un comunicado distribuido en las puertas del edificio del parlamento.

Según estadísticas de AIA, cada año se practican unos 450.000 abortos clandestinos en Argentina y las hierbas suelen ser usadas por mujeres sin recursos económicos, con riesgo para su salud.



La carta completa


Este 28 de septiembre, Día por Legalización del Aborto en América Latina y el Caribe, desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito exigimos a las y los decisores políticos que este 2020 se apruebe nuestro proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Llevamos 15 años de lucha por una ley que es una cuestión de salud pública. De haber sido aprobada en 2018, Liliana de Santiago del Estero, B. de la Matanza, Ivana de Formosa, y tantas otras más no hubieran muerto, obligadas a buscar métodos inseguros para interrumpir un embarazo.

En Argentina las niñas abusadas son forzadas a gestar y a parir, hecho que califica como tortura. Se les niega su derecho a la interrupción legal del embarazo -contemplado en el Código Penal desde 1921-, a la salud integral, a la educación sexual integral y a vivir una vida libre de violencias. Las obstaculizaciones y discriminaciones se recrudecen aún más en los casos de mujeres y niñas de los pueblos originarios.

Las presas por abortar sufren la estigmatización y las rejas que disciplinan su decisión. Sin contar con la atención adecuada, son sometidas a maltratos por profesionales de la salud que actúan en complicidad con agentes de la Justicia, la policía y los medios de comunicación.

En este contexto de emergencia sanitaria se profundizan los obstáculos en el acceso a la salud sexual y (no) reproductiva. Los equipos sanitarios que hoy atienden las interrupciones legales del embarazo redoblan sus esfuerzos para garantizar este derecho, pero no alcanza.

Por eso: es urgente, es prioridad y es esencial legalizar el aborto voluntario.

La penalización del aborto contempla una sanción discriminatoria hacia quienes podemos quedar embarazadas sin desearlo, lo cual contradice los tratados contra la discriminación por género a los que Argentina suscribe.

La negativa a sancionar la ley que reclamamos y la insistencia en sostener un marco jurídico que cotidianamente muestra sus limitaciones pone en riesgo nuestra salud y nuestras vidas. Las internaciones por complicaciones de abortos inseguros suman más de 49 mil anualmente, lo cual presiona aún más al sistema de salud. En la pandemia los abortos son una urgencia real que debe atenderse.

Nuestro proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, impulsado por más de 700 organizaciones de diversa índole, debe aprobarse de manera urgente. Apelamos a los poderes públicos a que esta necesidad sea una realidad y un derecho efectivo. No queremos más muertes ni cárcel por abortar, niñas torturadas ni abortos inseguros. Exigimos el reconocimiento de nuestro derecho a decidir.

Este 2020, Sr. Presidente, Senadoras, Senadores, Diputadas y Diputados: ¡EXIGIMOS ABORTO LEGAL, SEGURO Y GRATUITO YA!

Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar, Aborto legal para no morir.

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito
Coordinadora de la Campaña 28 de Septiembre por la Despenalización y la Legalización del Aborto en Latinoamérica y el Caribe