En el centro rosarino cerró un local por día desde el comienzo de 2019

El presidente de la Asociación Casco Histórico de Rosario, Fabio Acosta, alertó sobre el cierre de locales comerciales que se registró después de las fiestas, vaticinó que, si persiste la política económica orientada a “secar de pesos” el mercado, la situación no se revertirá y aseguró que, en lo que va del año, un comercio por día bajó las persianas en el centro rosarino.

“Esta situación, que nosotros venimos anunciando que se iba a dar, nos causa mucha tristeza”, afirmó Acosta a “Procopio830“, que se emite por La Ocho, y agregó: “Si no cambian las políticas en lo que se refiere a secar la plaza de pesos para bajar la inflación van a seguir cerrando comercios durante el verano. Los comerciantes no pueden aguantar los tarifazos y la baja de consumo y bajan las persianas”.

Frente al temor de tener que cerrar sus puertas, los comercios del centro que son los que más sufren los estragos de la restricción económica, se plantean estrategias para mejorar sus ventas. “Los comerciantes están haciendo propuestas para atraer los clientes mucho más agresivas que las que para las fiestas, porque se dan cuenta de que no van a pasar el verano”, explicó Acosta.

  • “Se viene una renovación muy fuerte de alquileres para fin de febrero, que la mayoría no va a poder afrontar”, explicó el dirigente vecinal, y añadió: “Hay algunos comerciantes que ya han confirmado que no van a renovar el alquiler que se van a retirar del centro para ver si reubicar sus negocios en los barrios. Es una situación muy triste, que se ha venido agravando en los últimos meses”.
  • Acosta señaló que desde que comenzó el año 20 locales cerraron sus puertas en el centro rosarino. “Estamos a un promedio de un local por día, lo que es muy alarmante y que causa profunda preocupación -dijo-, porque no solo hablamos de la pérdida de la fuente laboral de los empleados sino también de los emprendedores que, pese a sus esfuerzos, tuvieron que tomar la decisión más difícil: cerrar”.

“Hay casos que vienen de dos o tres generaciones que dependían del ingreso y tuvieron que cerrar”, contó Acosta sin poder ocultar la inquietud que sufre por la situación, y añadió: “Después de todo lo que va pasando, vemos que esto se va profundizando. El gobierno municipal nos ha ayudado muchísimo, también la provincia y el Concejo, pero ni entre todos podemos encontrar la solución. No vemos salida”.

“Los comercios más chicos son los que padecen más los estragos de la crisis, los más grandes, que tienen más resto pueden resistir más, pero a todos, tarde o temprano lamentablemente, les va a llegar la crisis”, reflexionó Acosta, y concluyó: “Ver un local vacío nos genera mucha preocupación y tristeza, pero no vemos que con la política económica del gobierno nacional la situación se revierta”.

Fuente: Diario La Capital.