Elecciones: Fernández tiene amplia ventaja, pero el macrismo todavía cree en forzar el balotaje

Ya está. A las 18, se cerró la votación y se empezaron a contar los sufragios en las escuelas. Luego, la información se enviará a los centros de cómputo y se espera que a las 21 se conozcan los primeros datos oficiales para responde la gran pregunta: si el candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, ratifica la ventaja y logra vencer en primera vuelta o si, por el contrario, el presidente Mauricio Macri (Juntos por el Cambio) repunta y fuerza una segunda vuelta.

Por lo pronto, los boca de urna dan ganador a Fernández por amplio margen, por lo cual había euforia en el Frente de Todos, ya que consideraban segundo el triunfo en primera vuelta. Pero voceros del oficialismo creían aún posible llegar al balotaje y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, llegó a decir que habrá que esperar hasta el escrutinio definitivo.

Tendencias: Alberto 51% | Macri 30%

Así, desde temprano, pero sobre todo hacia el mediodía, los ciudadanos se acercaron a los centros de votación y hacia las 15 ya había votado más de la mitad del padrón, el 56 por ciento. El porcentaje siguió creciendo a las 16, para cuando ya el 63 por ciento del padrón nacional pasó por el cuarto oscuro y a las 17 el 70 por ciento. Hubo además récord de votantes en el exterior del país.

La jornada electoral en Rosario se desarrolló, según el Observatorio Político Electoral (OPE) de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) con normalidad, fuerte presencia de fiscales y una llamativa participación de personas mayores y con movilidad reducida que mostraba el interés de la ciudadanía en estos comicios.

Para que Fernández se imponga en primera vuelta, debe obtener más del 40 por ciento de los votos y sacar diez de diferencia a Macri, o cosechar más del 45 por ciento, sin importar la marca de su rival. Si eso no ocurre, habrá balotaje. Los otros cuatro candidatos que superaron el piso impuesto en las Primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (Paso) son Roberto Lavagna (Consenso Federal), Nicolás Del Caño (FIT), Juan José Gómez Centurión (Frente Nos) y José Luis Espert (Unite).

Con el desafío de revertir los 16 puntos de diferencia (4 millones de votos) de las Paso, Macri realizó una campaña basada en la consigna “Sí se puede”, con marchas en diversas ciudades del país, algunas de ellas masivas.

Fernández mantuvo un perfil más bajo que en la campaña previa a las primarias, con recorridas por las provincias, junto a gobernadores, y un mensaje más ligado a construir futura gobernabilidad.

En el medio hubo dos debates, el primero en la ciudad de Santa Fe en donde el peronista se mostró más sólido porque la crisis económica marcó el intercambio. En el segundo, en la UBA, la corrupción fue el tema principal y el presidente ocupó el centro de la escena. Este domingo se verá si esas jornadas tuvieron alguna incidencia en la voluntad de los electores.

Según el escrutinio definitivo que realiza la Justica, en las primarias abiertas del 11 de agosto la fórmula integrada por Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner obtuvo en todo el país un total de 12.204.558 votos (47,78%), mientras que el binomio conformado por Mauricio Macri y Miguel Ángel Pichetto logró 8.121.448 de sufragios (31,80%).

En tercer lugar, la fórmula de Consenso Federal, integrada por Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, obtuvo 2.081.273 de votos en todo el territorio nacional, que representa el 8,15 %.