El PRO insiste y apunta a prohibir a los cuidacoches en zonas clave de Rosario

Tras los nuevos episodios violentos entre cuidacoches de diferentes puntos de la ciudad, el concejal de Cambiemos, Roy López Molina, reclamó que el municipio “no le siga dando la espalda” a esta problemática. Y reiteró que “es urgente prohibir la actividad”. Por eso, exhortó a todos los bloques políticos que integran el Concejo a acompañar su proyecto restrictivo “para avanzar de una vez por todas con una salida a esta situación”.

  • En lo que va del año ya hubo dos cuidacoches fallecidos en situaciones violentas, además de varios enfrentamientos y numerosas denuncias públicas por extorsiones.
  • En ese marco, el jefe de la bancada opositora más numerosa del Concejo reflotó su propuesta de prohibir la actividad en determinadas zonas clave de Rosario.

“Hay zonas en las que trabajan los cuidacoches que están privatizadas a manos de bandas organizadas, que se juntan y exigen montos arbitrarios a los vecinos por estacionar en determinados lugares de la ciudad para una caja que no se sabe quién la maneja. Es hora de ponerle un freno a estos aprietes de manera inmediata como hizo la ciudad de Mendoza, por ejemplo”, sostuvo López Molina.

Para el jefe del bloque de Cambiemos, en el Palacio Vasallo, “la Municipalidad no puede seguir permitiendo que en torno a esta actividad se genere un negocio con cuantiosas ganancias”.

López Molina propone la prohibición de los cuidacoches en Pichincha, La Fluvial, zonas donde rige el sistema de estacionamiento medido, así como también 300 metros a la redonda de los lugares donde se desarrollen espectáculos artísticos o deportivos de concurrencia masiva.

Para ello, el edil establece en su iniciativa la generación de una contravención, tal como lo hizo Mendoza, meses atrás, cuando modificó su Código de Faltas.

El edil macrista recordó que siempre que planteó en el Concejo abordar este tema lo hizo “tratando de buscar puntos de acuerdo con el fin de llegar a una solución sobre un problema que preocupa a muchos rosarinos, pero nunca tuvimos el eco ni de la intendenta Mónica Fein ni de concejales de otros bloques”, aseveró.

El proyecto del referente de Cambiemos en Rosario señala que la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana será la encargada de fiscalizar el cumplimiento de estas restricciones y encomienda al municipio a conformar una base de datos de las personas abocadas a estas prácticas para incorporarlas a programas de capacitación en oficios y empleo.

Hasta ahora, el Ejecutivo, y la mayoría de los bloques políticos en el Concejo han rechazado la iniciativa de López Molina.

El argumento esgrimido es que se trata de una actividad informal a la que se dedican quienes no poseen otros ingresos. Y que sancionarlos implicaría criminalizarlos. Por eso proponen otras opciones.

Mientras tanto la actividad, sin regulación se ha intensificado.La problemática es multicausal: marginalidad, “ley de la calle” y la disputa de un “negocio” con jugosas “cajas” en zonas VIP como Pichincha, La Fluvial, corredores gastronómicos, boliches y estadios de fútbol.