El intendente de Arroyo Seco admitió haber estado “dos veces controlando los accesos” en la fatídica fiesta electrónica

El intendente de Arroyo Seco, Nizar Esper, quien aseguró que desconocía que se iba a realizar una fiesta electrónica en Punta Stage, donde murieron dos jóvenes por consumo de sustancias en el lugar, admitió haber estado esa noche “dos veces controlando los accesos” en la puerta del boliche.

El intendente, quien reconoció que el lugar no tenía permitido hacer ese tipo de fiestas, puesto que solo estaba habilitado como boliche bailable, reconoció que esa noche estuvo “personalmente dos veces en la puerta” del boliche “controlando los accesos” y viendo “el operativo municipal desplegado”.

“Yo estuve hasta las 5.20”, expresó Esper en diálogo con Radio Extremo de esa ciudad, quien también relató haber “visto la cantidad” de policías, guardias urbanos y agentes de tránsito que hubo en el boliche la fatídica madrugada del 1º de enero pasado, en el que fallecieron dos jóvenes, una chica oriunda de Rosario y un joven de San Nicolás.

“Si fuera cierto que desconocía que se haría el evento electrónico, pero a su vez estuvo presente colaborando en la organización, la pregunta es por qué no lo clausuró de oficio in situ”, ya que “tenía todas la facultades para hacerlo”, afirmó el ex intendente de esa localidad, Darío Gres, actual director de Areas Metropolitanas del gobierno de Miguel Lifschitz.

Arroyo Seco tiene prohibido por decreto la realización de fiestas electrónicas, según un decreto firmado por el actual intendente en abril del año pasado. De hecho, según Esper, la Intendencia rechazó la autorización en agosto pasado de la realización de una fiesta electrónica que fue presentada por los mismos organizadores.

“En agosto ellos vinieron a pedirnos por escrito autorización para una fiesta electrónica, la cual fue denegada por este municipio”, ya que “hay un decreto firmado por este intendente donde se prohíben este tipo de fiestas electrónicas en todo el ejido de la ciudad”.