El Concejo le apunta a las políticas de prevención por los casos de menores baleados

Teniendo en cuenta los recientes antecedentes de menores baleados en la ciudad de Rosario, el Concejo Municipal convocará a una reunión a la Defensoría de Niños y Adolescentes, a Seguridad Comunitaria de la provincia de Santa Fe, al Ministerio de Seguridad, a las áreas de asistencia a las víctimas, también a los sectores de Niñez y Salud de origen municipal y provincial para poder evaluar y analizar en conjunto políticas públicas de prevención más efectivas que se puedan desarrollar con más eficiencia en materia de seguridad y contención a las personas.

El encuentro de decidió tras una iniciativa legislativa presentada por la concejala del Frente para la Victoria, Norma López. “Según estadísticas, en el 2017 ingresaron 23 niños baleados en el Hospital de Niños Víctor J. Vilela, en 2018 hubo 17 casos, y en el primer semestre de 2019 ya son 16. Esos números, fríos en sí mismos, hablan de niños menores, la mayoría de entre 10 y 14 años. El 44 por ciento fue alcanzado por proyectiles en el distrito oeste, y el 38 por ciento en zona sur. Es una situación terrible y alarmante”, confió la edila.

En ese sentido, remarcó que “la gravedad de los hechos implica una responsabilidad en cuanto a las políticas de prevención, protección y cuidado de la niñez, las cuales no han sido suficientes ni efectivas. El Concejo Municipal también insta a tomar medidas urgentes que garanticen la protección y seguridad de los niños de la ciudad, así como las de todos los habitantes”.

Por otra parte, la concejala aseguró que “una de las principales causas es la cantidad de armas de fuego ilegales que circulan en las calles. De acuerdo a un informe elaborado por la Central de Información Criminal Operativa, del total de armas decomisadas en el primer semestre del año, 288 fueron revólveres y 219 pistolas. El resto de lo decomisado se compone de las llamadas tumberas y armas caseras. Es llamativo que en o que hace a pistolas, las mayoría sean 9 milímetros, un arma de uso de la fuerzas policiales”.

Benjamín salió de terapia intensiva y ya se recupera en una sala común