El calvario de la víctima del policía violador: “Me apuntaba con el arma para tener relaciones”

“Lo único que quiero es no ser una mujer más que no está”, aseguró M., la joven de 26 años que fue abusada sexualmente en reiteradas oportunidades por el jefe del comando Radioeléctrico de Fray Luis Beltrán, en el departamento San Lorenzo, que era su pareja y que ahora está preso por abuso sexual con acceso carnal contra ella.

M. relató en primera persona el calvario que le tocó vivir, en lo que supuestamente era una relación de pareja. “Me obligaba a tener relaciones y llegó a apuntarme con el arma cuando yo decía que no”, contó al borde del llanto. “Fueron un montón de cosas que me aguanté durante muchos años por miedo. Siempre me amenazaba de que a él nadie lo iba a meter preso”, agregó.

El jefe del Comando Radioeléctrico de Fray Luis Beltrán, identificado como Fernando N., fue detenido en el marco de esta causa el jueves por la denuncia que realizara su ex pareja por abuso sexual con acceso carnal y amenazas calificadas, dentro de un contexto de violencia de género.

En la audiencia imputativa que se realizó contra Fernando N., la Justicia determinó la prisión preventiva por 90 días por esos hechos, mientras se avanza en la investigación.

“Él manejaba mi vida a su gusto, yo no podía hacer ningún deporte, ni terminar de estudiar. Tampoco podía trabajar por sus celos”, argumentó la joven, que con 26 años es 18 años menor que el jefe policial. “Llegué al punto de querer quitarme la vida. Mis papás me encontraron el lunes acá en mi casa, me llevaron al hospital, donde me pusieron sonda y me hicieron un lavaje de estómago. Yo todavía estaba dopada, pero a él no le importó eso, me llevó a una habitación del hospital y me forzó a tener relaciones”, contó con una mezcla de indignación, frustración y tristeza.

“Hoy yo tengo muchas ganas de vivir, de hacer un montón de cosas, aunque en muchos momentos me frustró. Pero yo hoy quiero que se haga justicia y que ninguna mujer tenga que pasar por esto que padecí yo”, argumentó en diálogo con Telefé Rosario.

“Muchas veces me amenazaba con su arma reglamentaria”, aseguró, al tiempo que comentó: “No pude dejarlo en su momento y las veces que le dije que quería dejarlo él no lo entendía, decía que los dos nos amábamos, que todo se termina cuando no hay amor. Evidentemente él no está bien”.

“Hoy doy gracias y me siento orgullosa de poder contar la verdad. Quiero que se haga justicia y no porque él sea policía o el cargo que tenga. Para que no le puede hacer eso a nadie, ni a mí, ni a nadie más”, concluyó.