El boleto de colectivo aumentó más del 420 por ciento desde 2015 en Rosario

El nuevo aumento en el precio del boleto en Rosario saltó a 30 pesos y a fines de septiembre se elevará a $32,50. De ese modo, en los últimos tres años y diez meses se desarrolló un incremento elocuente sobre la realidad económica en ese lapso: subió poco más que el 422 por ciento desde el 2015. 

En medio de un escenario que linda con lo caótico en materia económica en el país, la ciudad suele ser más caso testigo que excepción a las crisis. Tras la brusca devaluación post-elecciones primarias y el vendaval financiero, la tarifa del transporte se reacomodó rápidamente, bajo la justificación de un amplio defasaje que ya reflejaba el precio anterior y se profundizó tras las convulsiones cambiarias de las últimas semanas.

El valor del boleto está atado al precio de los combustibles, que si bien ahora tiene un “congelamiento flexible” subió a la par de la cotización del dólar en los últimos años, elevando exponencialmente los costos, por encima incluso de la inflación acumulada de estos años, que según los números finales de 2019, rondará o superará ampliamente el 200%.

De 2015 a 2019

  • 01/12/2015 pasó de $5,75 a $6,30
  • 09/06/2016 pasó de $6,30 a $8
  • 01/07/2017 pasó de $8 a $8,50
  • 20/03/2017 pasó de $8,50 a $9,70
  • 01/01/2018 pasó de $9,70 a $11,49
  • 18/03/2018 pasó de $11,49 a $12,93
  • 01/10/2018 pasó de $14,80 a 18,28
  • 1/1/19 pasó de $18,28 a $23,17
  • 1/07/2019 pasó de $23,17 a $27,50
  • 1/09/2019 pasó de $27,50 a $30
  • 29/09/2019 pasará de $30 a $32,50.

Sólo durante 2019, la tarifa del transporte urbano de pasajeros se incrementó en alrededor de un 65%. En tanto, durante todo el período analizado, tanto los valores como el poder adquisitivo real del salario no acompañaron ni de cerca el mismo nivel de crecimiento.

Mientras que en noviembre de 2015 el salario mínimo vital y móvil era de $5.588, en septiembre de 2019 esa cifra alcanza los $15.625, lo que corrobora una suba de 280%.

Desde la oposición local vienen cuestionando a las autoridades del municipio y el funcionamiento del sistema de transporte, no sólo en lo relativo al aumento del servicio sino también basados en la consideración de que el servicio no acompaña en su calidad dicho costo, lo que estaría repercutiendo en la baja de usuarios del transporte público.