Deudas y conflicto interminable: el paro del transporte en Rosario sigue al menos hasta el fin de semana


El paro del transporte en Rosario ya lleva una semana consecutiva y no se resolverá al menos hasta el fin de semana. La audiencia que apuntaba a acercar a las partes finalmente no se desarrolló este martes y recién el viernes se dará el cónclave que podría destrabar el conflicto salarial que arrastran desde hace meses lxs choferxs del servicio del transporte urbano e interurbano de pasajeros.

A la espera de los subsidios de Nación que permitan terminar de pagar los salarios. Y el gobierno nacional lleva tres meses de deuda, que representan la friolera de 678 millones de pesos. Todo comenzó en junio pasado; mucho antes en realidad, pero para entender los más de 600 millones de pesos que faltan y que lxs colectiverxs necesitan, basta retroceder unos meses. En ese entonces, el gobierno nacional prometió más subsidios a las provincias y le ofreció a Santa Fe cuatro cuotas de 226 millones de pesos de las cuales sólo pagó una, la de junio.

De esos millones, una buena parte estaba destinada a Rosario: $105 millones para la ciudad con más colectivos de la provincia (744) y con los choferes mejor pagos, un 30 por ciento más que los colectiveros de la capital santafesina.

Pero en julio el grifo de Nación, que complementaba los subsidios provincial y municipal, se cortó y el flujo quedó atado al Congreso, a la ampliación presupuestaria que tenían que votar diputados y senadores nacionales. En materia de transporte, la ampliación resultaba clave para que Nación pudiera disponer del dinero necesario para pagar las deudas con las provincias.

Una vez más, lo que pasaba en la Capital Federal, mantuvo en vilo al resto del país. El 4 de agosto, los diputados aprobaron la asignación de recursos y la giraron al Senado, que lo discutió recién diez días después. Para entonces la deuda de Nación con Santa Fe ascendía a 452 millones de pesos y Rosario salía de un paro de 29 días consecutivos y se metía en otro, que comenzó el 18 de agosto y terminó el 19.

Pero la “paz colectivera” no duró mucho. El 24 de agosto lxs choferxs esperaron la segunda parte de su sueldo y nada. La segunda y tercera cuota de Nación, correspondientes a julio y agosto, seguían sin llegar. Los gobiernos provincial y municipal ya habían adelantado dinero, y lxs empresarixs acusaron falta de caja por la baja en la recaudación que provocó la pandemia.

Tres días después, lxs choferxs lanzaron el nuevo paro. Agosto se fue y llegó septiembre, con la cuarta y última cuota de Nación, otra vez sin pagar. Y una deuda de 678 millones de pesos.

“No creo que hasta antes del fin de semana se pueda poner en marcha el transporte”, señaló Sergio Copello, secretario general de la UTA local. “Tenemos la primera mitad del aguinaldo sin cobrar. El 50 por ciento de mes del julio. Y el jueves o viernes tendríamos que cobrar agosto. Tenemos un acumulado de dos meses de sueldo sin cobrar”, enfatizó.

“No vamos a volver a trabajar porque la tolerancia y paciencia que demostramos no las soportamos más. No tenemos otra alternativa para reflejar esta situación, que realmente es angustiante. Hay gente que la esta pasando muy mal. Entendemos a los usuarios. Lo que más queremos es volver a trabajar y tener el dinero para sustentar a nuestras familias”, amplió.

Fuentes: Rosario3.com y Diario La Capital.



+info


La posibilidad de salvar vidas: el cronograma de donación voluntaria de sangre durante septiembre en Rosario