Destacan los recorridos accesibles de las obras del Paseo del Siglo y la Plaza Pringles

Este martes 9 de abril, representantes de la Asociación de Comerciantes del Paseo del Siglo y del Movimiento de Unidad de Ciegos y Amblíopes de Rosario (Mucar), junto al secretario General de la Municipalidad, Gustavo Zignago, recorrieron dos espacios recientemente remodelados por el municipio: el Paseo del Siglo (Córdoba entre Oroño y Paraguay) y la Plaza Pringles (Córdoba y Paraguay).   

  • El objetivo del recorrido fue constatar las nuevas disposiciones de veredas y equipamiento urbano por las que esos tradicionales lugares del microcentro rosarino conforman recorridos totalmente accesibles para personas no videntes y disminuidas visuales.

“Es una experiencia que se dio a partir de la inquietud de vecinos e instituciones en diálogo con el Estado municipal. Debemos tomarlo como puntapié para seguir pensando juntos un diseño urbano accesible para todas y todos los rosarinos”, expresó Zignago.

Por su parte, Diego Dorta, presidente de Mucar, resaltó que la iniciativa surgió de un trabajo conjunto entre comerciantes y el municipio. “En su momento, junto a los comerciantes y las autoridades, decidimos cómo poner las guías; después vinimos a controlarlo y ahora verificamos lo que se hizo”, explicó.

“Estamos muy contentos de que una organización como Comerciantes del Paseo del Siglo y la Municipalidad hayan escuchado la necesidad, particularmente de las personas con discapacidad visual”, valoró Dorta.

En el mismo sentido, Silvia Bozzi, representante del paseo comercial, señaló: “La gente de Mucar trabajó con nosotros para este proyecto de que el Paseo sea inclusivo y que tuviera las guías táctiles para ciegos. Hoy ellos han recorrido y saben que pueden venir al Paseo del Siglo y manejarse libremente”.

Asimismo, mencionó que “hay mucho por hacer, hay mucho por enseñarle a la gente para que sepan cuáles son las guías, para qué se usan y que las respeten”, y sostuvo: “Ése es el trabajo que nos queda por delante”.

Paseo accesible

Las obras de renovación ya culminadas comprendieron la colocación de guías táctiles en las nuevas veredas emplazadas sobre calle Córdoba, entre Oroño y Paraguay, así como en las que conforman el perímetro de las plazas Pringles y de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario.

Se trata de un sistema de relieves sobre las aceras que permite a las personas no videntes identificar con sus pies los espacios por donde pueden desplazarse libremente, así como aquellos con presencia de mobiliario o de mayor proximidad a la calle. La accesibilidad se completa con las tradicionales rampas garantizadas en cada una de las esquinas que comprenden el sector mencionado.

Además, en la intersección de Córdoba y Presidente Roca se encuentra instalado un semáforo sonoro para que, a través de un sonido que anuncia el paso de vehículos, las personas con discapacidad visual puedan cruzar la calle con mayor seguridad.

De esta manera, quienes tienen ceguera o disminución visual puede ocupar el espacio público con mayor autonomía y sin la incertidumbre de exponerse a riesgo alguno.