Desde el PRO piden a Perotti y Javkin “dar marcha atrás el toque de queda nocturno”


El diputado de Juntos por el Cambio Federico Angelini sostuvo que el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, deben revertir las medidas que prohíben las actividades económicas y la circulación a partir 19.30 en el Gran Rosario “para evitar una catástrofe laboral”.

“Tenemos que aprender a vivir en una nueva normalidad hasta que esté la vacuna y desde el Estado destinar los recursos para enseñar a convivir con el virus, sin limitar libertades individuales y sin prohibiciones ridículas. Hay que implementar una cuarentena responsable para que los rosarinos tengamos una vida más normal”, afirmó Angelini.

Advirtió que “las actividades que ahora se vuelven a castigar estuvieron ya varios meses paralizadas por el aislamiento obligatorio, por lo tanto, 14 días más de restricciones realmente significarían un golpe letal para ellas”.

Por este motivo, el legislador nacional y vicepresidente del PRO manifestó: “Le pido al gobernador Omar Perotti y al intendente Pablo Javkin medidas para no frenar la economía y controles más eficientes para poder seguir trabajando. Es injusto que aquellos que cumplieron los protocolos a rajatabla se vean perjudicados por aquellos que no lo hicieron”.

“La cuestión es controlar, detectar a los infractores y aplicar sanciones; no destrozar cientos de negocios y fuentes de trabajo”. Por eso pidió “dar marcha atrás” con lo que considera “un toque de queda nocturno”.



“Dejemos de retroceder, porque ni se mata al virus cerrando la economía, ni el virus tiene determinados horarios para salir a la calle. Es irrisorio creer que es más sano generar aglomeración de gente en los parques de 17 a 19.30 y no hasta las 21, por ejemplo. ¿Acaso creen que de esta manera se va a controlar que las personas se junten igual, sin medidas sanitarias en casas particulares?”, señaló.

El diputado consideró que tanto el gobernador como el intendente “deberían estar concentrados en cómo mejorar los testeos y la trazabilidad de los contagios, y en acompañar a todos los sectores afectados por estas disposiciones bajando impuestos municipales y provinciales para amortiguar el daño que les están generando y así evitar pérdidas de más empleos”.

“Desde Juntos por el Cambio estamos a disposición para colaborar en lo que las autoridades provinciales y municipales nos soliciten, porque creemos que enfocarse otra vez en la prohibición, cuando llevamos más de 5 meses de cuarentena, puede provocar una catástrofe laboral. La solución para impedir los contagios no es cerrar ambientes controlados por protocolos”, remarcó.

Por último, Angelini señaló que a la hora de establecer este tipo de medidas restrictivas también hay que contemplar la seguridad: “¿La Policía se va a ocupar de controlar las calles vacías o la ciudad va a ser tierra de nadie?”.



“No es un planteo anticuarentena”


Luego de la marcha que cientos de dueños y trabajadores de restaurantes, bares, gimnasios, salones infantiles, canchas de fútbol 5, jardines de infantes, distintos proveedores y servicio público de taxis, entre otros; realizaron ayer bajo el lema #RosarioQuiereTrabajar; llegó la respuesta del Concejo. Más precisamente de la edila por Cambiemos, Renata Ghilotti, quien impulsa una mesa de diálogo entre el gobernador y los sectores para “buscar otras alternativas”.

“No es un planteo anticuarentena ni mucho menos, se trata de tener los pies sobre la tierra, de ver y escuchar el reclamo de aquellos que invierten en la ciudad y únicamente están pidiendo que los dejen trabajar”, explicó Ghilotti.

“Por un lado le pedimos al municipio que interceda ante el gobierno provincial para concretar una mesa de trabajo con las cámaras afectadas. Y por el otro, buscamos expresar nuestro descontento con la medida y apoyo hacia el sector productivo de nuestra ciudad”, señaló.

En ese sentido, la concejala recordó que “hace solo 15 días, por pedido del interbloque de Cambiemos, se extendió el horario de cierre de bares y restaurantes hasta las cero horas debido a la enorme crisis que atraviesa el sector. También trabajamos para la reactivación de los gimnasios, institutos de educación profesional, jardines infantiles y canchas de fútbol 5, estos últimos aún sin suerte”.

“El cierre sin sentido de las actividades a las 19:30 traerá persianas bajas, pérdida de empleos y tirará por la borda los años de trabajo y esfuerzo de cientos de rosarinos. Tiene que haber otras opciones”, finalizó Ghilotti.



+info