Descontrol en las islas frente a Rosario: reflejo de las fiestas clandestinas por toda la ciudad


Las islas frente a Rosario fueron este sábado soleado el punto de encuentro de cientos de jóvenes, que bailaron al aire libre copando las playas sin distanciamiento ni barbijos, pese a las restricciones aún previstas en el marco de la pandemia de coronavirus. En las redes sociales se viralizaron imágenes en las que se ve a jóvenes bailando sin ningún tipo de cuidado del otro lado del Paraná. Una fiesta, lisa y llanamente.

Cabe aclarar que, al igual que sucede en los parques públicos, no está permitida la permanencia en la zona de la playa pública. De hecho el sector pago de la Florida todavía no fue habilitado por el municipio para funcionar ya que aún se está trabajando en la elaboración de los protocolos. Pese a esto, una gran cantidad de personas decidieron dejar de lado la prohibición e ir de todas maneras.



Si bien Rosario y todo el territorio provincial siguen dentro del ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio), durante toda la jornada se pudieron apreciar también largas colas y aglomeraciones tanto en las líneas de colectivos que van camino a la zona norte como en la playa de la Rambla Catalunya.

A eso se suma que desde el fin de semana pasado ya está habilitada la actividad náutica, de modo que no faltaron personas remando con su bote o embarcación hacia la isla para disfrutar de una jornada a pleno sol.



La secretaria de Control de la Municipalidad, Carolina Labayru, dijo que “es inevitable que haya mucha gente” en la zona de la Rambla Catalunya los días de calor y explicó que personal de su área ordenó las filas de espera de las lanchas, “cuidando que la gente usara barbijo y se distanciara entre sí”. Este domingo repetirán el operativo.

“Lo que nosotros como municipio podemos hacer es hablar con la gente, pedirles que mantengan las medidas de distanciamiento. No podemos andar con la Policía de manera permanente y por eso apelamos a que la gente entienda que hay que seguir cumpliendo con las medidas sanitarias”, agregó este sábado.

El caso de las islas sirve como reflejo de la situación que se vive en todos los barrios de la ciudad. La baja de casos y los largos meses de cuarentena empujan a la relajación de los cuidados, acompañado de la falta de control. Tampoco faltan las fiestas masivas en viviendas que se observan especialmente los fines de semana a través de las redes.



Dos fiestas clandestinas


Personal de Control detectó este sábado dos fiestas clandestinas, una en el centro de Rosario y otra en Roldán, de la que participaban más de cien jóvenes. Cerca de las 16, la Secretaría de Control rosarina recibió dos denuncias de un encuentro prohibido por el aislamiento de coronavirus en un local de Brown al 3100, llamado Rooftop. La reunión se desarrollaba a puerta cerradas dentro de ese bar que aún no está habilitado y forma parte de lo que era Madame

La GUM notificó a la Policía y al fiscal de covid Carlos Covani, quien autorizó el ingreso del personal de las áreas de control. En el interior, detuvieron a 14 personas que dijeron participar de una fiesta entre amigos. Fueron trasladadas a la comisaría 2° y el predio fue clausurado, informaron fuentes municipales.

En paralelo, este sábado a la tarde se desarticuló una masiva fiesta clandestina en pleno centro de Roldán. Desde la GUR de esa localidad señalaron que más de 100 personas estaban en la finca y, cuando fueron sorprendidos, algunas empezaron a saltar un portón para escapar del control.

Las fuerzas de control y la Policía pidieron refuerzos para con los fugados y se secuestraron vehículos frente a la casa. El procedimiento en calle Belgrano, entre San Luis y San Martín, se enmarcó en inicio del Operativo Verano de esa localidad.


+info


Coronavirus: sábado con 26 muertes y 1313 casos en la provincia; 23 fallecidos y 363 contagios de Rosario