Dengue en Rosario: 13 casos autóctonos y dos importados en un 2017 “tranquilo”

El Ministerio de Salud provincial y la Secretaría de Salud Pública municipal informaron que hasta el momento fueron detectados 13 casos autóctonos de dengue y dos casos importados en Rosario. Todos los pacientes evolucionan favorablemente y se encuentran con tratamientos ambulatorios en sus domicilios.

Los casos autóctonos se registraron durante los trabajos de bloqueo y controles sanitarios que realizaron los equipos de distintas áreas provinciales y municipales en la zona de Buenos Aires y Rueda, sector de residencia del paciente que recientemente constituyó el primer caso.

Es importante destacar que en esta misma fecha de 2016 ya se habían producido 851 casos autóctonos y 59 importados.

En ese sentido, las autoridades sanitarias continúan con las diferentes estrategias de prevención de las enfermedades trasmitidas por el Aedes. En las últimas semanas los equipos visitaron más de 800 viviendas para informar y concientizar a la población.

Recomendaciones

Salud Pública recuerda que el descacharrado (eliminación de los posibles criaderos del mosquito transmisor) es una de las formas más efectivas para eliminar las larvas y prevenir la reproducción del vector. Se insiste en este sentido que para evitar la enfermedad es necesaria la participación de todos los vecinos  en la eliminación de recipientes y lugares en los que se acumule agua, que pueden servir de criaderos para el mosquito transmisor.

Ante esta situación provincia y municipio refuerzan las recomendaciones ante síntomas febriles asociados al mosquito Aedes aegypti, que además de dengue, transmite zika y chikungunya.

Claves

  • Vaciar baldes y latas para no acumular agua en ellos. El Aedes aegypti deposita sus huevos en cualquier recipiente pequeño, artificial y con paredes lisas que puedan acumular agua.
  • Tapar las botellas con o sin agua.
  • Poner bajo techo las cubiertas de neumáticos.
  • Mantener tapados los tanques de agua.
  • Limpiar diariamente los bebederos de animales (vaciarlos, cepillarlos y volverlos a llenar).
  • Mantener limpios y ordenados los espacios.
  • Mantener los ambientes libres de mosquitos utilizando espirales, pastillas o insecticidas, siguiendo siempre las recomendaciones del fabricante.
  • Colocar, en la medida de lo posible, telas metálicas o tejidos mosquiteros en puertas y ventanas.
  • Utilizar repelente de extra duración.

Si bien las tres enfermedades presentan especificidades, en general los síntomas o signos que pueden aparecer en común son fiebre acompañada de dolor detrás de los ojos, de cabeza, muscular y de articulaciones; náuseas y vómitos; cansancio intenso; aparición de manchas en la piel; picazón y sangrado de nariz y encías; conjuntivitis no purulenta; decaimiento; sarpullido; inflamación de miembros inferiores.

Ante su presencia, concurrir inmediatamente al médico.

Viajeros

  • Utilizar repelentes sobre la piel expuesta y renovar su aplicación según las indicaciones del producto.
  • Rociar también la ropa con repelente porque los mosquitos pueden picar a través de las prendas de tela fina.
  • Usar mangas largas y pantalones largos si se desarrollan actividades al aire libre.
  • Utilizar espirales o tabletas repelentes.
  • En caso de utilizar protector solar, aplicar primero dicho producto y al menos 10 minutos después aplicar el repelente.
  • Vaciar o limpiar y cubrir reservorios de agua estancada que puedan ser criaderos de mosquitos.
  • Tener en cuenta que durante las primeras horas de la mañana y al atardecer, son las horas de mayor actividad del mosquito.
  • Ante cualquier síntoma como fiebre, dolor de cabeza o muscular, erupciones, náuseas o vómitos es importante concurrir al médico y no automedicarse.