De Pichincha a Gobernación: otra marcha en reclamo por la inseguridad y la violencia en Rosario


Diferentes vecinales de Rosario junto a familiares y allegados de víctimas de la inseguridad y la violencia volvieron a manifestarse este miércoles por mayor protección en la ciudad. Esta vez, con una marcha de velas hasta la sede local de la Gobernación.

Los vecinos, también ciudadanía en general, se concentraron cerca de las 19.30 en la concurrida esquina de Oroño y Jujuy, en Pichincha, punto de reclamo desde el año pasado. Luego de las 20 se movilizaron por el bulevar hacia el edificio de Santa Fe y Moreno, donde al llegar pintaban estrellas rojas en la vereda, en homenaje a las víctimas de la violencia.

La marcha fue pacífica y en silencio pero con una fuerte imagen de velas encendidas y pancartas que reclamaban seguridad y justicia.

Es la novena manifestación que por ese motivo realizan este año las vecinales agrupadas ya que se trata de una problemática que desde hace rato no conoce de barrios o zonas sino que afecta a toda la ciudad y la región.

Los principales apuntados de la manifestación fueron el ministro de Seguridad provincial Marcelo Sain y el gobernador Omar Perotti, quien en campaña había prometido “la paz y el orden” pero su gestión arrastra numerosos hechos de violencia, entre balaceras y delincuencia.

“Basta de proteger criminales” y “queremos decisión política”, rezaban algunas de la banderas que exhibían en la marcha. Pero varios de los manifestantes aseguraron que el pedido no es “que se vayan todos, sino que los que están cumplan con el rol que les corresponde”.

Más temprano, en la apertura de sesiones del Concejo Municipal, el intendente Pablo Javkin volvió a lanzar un fuerte pedido a los gobiernos provincial y nacional para reforzar políticas de seguridad. “Reclamamos resultados directos de mayor impacto a la hora de proteger a los vecinos. Más patrulleros, más motos policiales, más luces azules cuidando a nuestros vecinos”, señaló.

Y en ese sentido, en su discurso el intendente también expresó: “Es tiempo de volver a la paz. Somos una ciudad de gente paciente, pero todo tiene un límite. Muchas balas, mucha sangre. Necesitamos que nos cuiden más. Rosario le da demasiado a la provincia y al país. Ya es hora de que nos devuelvan el derecho a poder ir a trabajar, estudiar y estar en la calle sin temor a que nos roben o nos maten”.

Otra manifestación se realizará este viernes en Mendoza y Cafferata. En esa esquina de Echesortu, uno de los barrios más golpeados por el delito, se concentrarán comerciantes y vecinos que también reclaman seguridad para sus locales y calles.


+info


Inseguridad, violencia y pandemia, ejes del discurso de Javkin en el Concejo