Crisis en el transporte de cargas de Santa Fe: peligran 34 mil empleos

Tras un conflicto que les impide operar de forma normal desde 2014, y que se profundizó en los últimos meses, los empresarios del transporte de cargas de Santa Fe lanzaron un ultimátum a las autoridades nacionales y provinciales. Si no responden al problema, iniciarán medidas de fuerza. Se trata de 2400 firmas afectadas, con 34 mil empleos y la capacidad de movilizar (o paralizar) unos diez mil camiones.

Se reunieron en Asamblea Extraordinaria para tomar una determinación sobre la gravísima situación que atraviesan. Es que el conflicto interno entre la Federación Nacional de Camioneros y el Sindicato de Camioneros de Santa Fe no llega a su fin e impide a los transportistas obtener un certificado solicitado por los dadores de cargas para trabajar libremente en todo el país.

  • “Ni el gobierno nacional ni el provincial se hicieron eco de esta disputa y nosotros quedamos en el medio de una interna sindical, perdiendo trabajo. La economía de las empresas se hace insostenible con esta situación”, expresó Alfredo Guagliano, presidente de la Asociación de Transportes de Cargas de Rosario (ATCR).

Las siete cámaras empresariales de transportistas de cargas de la provincia de Santa Fe (Asociación de Autotransporte de Carga Santa Fe; Asociación Argentina de Transportadores de Hacienda; Cámara Empresaria Autotransporte de Carga Esperancina; Cámara Empresaria del Transporte Automotor de Rafaela; Cooperativa de Provisión de Insumos para Transportistas Limitada y ATCR), trabajan mancomunadamente desde el año 2016 exponiendo la situación al Ministerio de Trabajo.

“El ministro Jorge Triaca nos mandó a la Justicia y ésta no se expidió. Hoy hay 2400 empresas santafesinas en riesgo. Somos rehenes de un conflicto ajeno y nos están acotando las fuentes de trabajo”, agregó Guagliano.

Como producto de la Asamblea Extraordinaria, cada empresa enviará al Ministerio de Trabajo y al Transporte de la Nación, un documento que denuncia el estado de alerta y la inminente medida de fuerza que se llevará a cabo en caso de que la situación gremial no se resuelva a la brevedad.