Coronavirus: extienden el cierre de fronteras para el turismo hasta el 12 de marzo


El gobierno nacional informó que mantendrá cerradas las fronteras para el turismo hasta el 12 de marzo inclusive, según lo publicado en el Boletín Oficial de este domingo mediante una decisión firmada por el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, la ministra de Salud Carla Vizzotti y el ministro del Interior Eduardo de Pedro.

También quedará suspendida la autorización de ingreso de turistas extranjeros que provengan de Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile, tanto por las terminales aéreas de Ezeiza y San Fernando.

Se informó, además, que continuarán suspendidas las autorizaciones y permisos que se hubieran dispuesto a operaciones de transporte aéreo de pasajeros en vuelos directos que tengan como origen o destino el Reino Unido.

Por otro lado, se confirmó la continuidad del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO), en tanto seguirán cerradas las fronteras terrestres y aéreas con los países limítrofes y de Gran Bretaña hasta el próximo 12 de marzo.

Desde el 21 de diciembre pasado, con la aparición de nuevas cepas del virus en Gran Bretaña, el Gobierno decidió suspender el ingreso de personas extranjeras provenientes de ese país “hasta que se profundice el conocimiento” sobre la nueva variante, según se publicó en su momento de manera oficial.

En la decisión de las últimas horas, se afirma que el Ministerio de Transporte podrá ampliar o reducir la nómina de países que tienen restricciones para el ingreso a la Argentina, previa intervención de la autoridad sanitaria nacional.

Según lo publicado, se mantiene también la reducción de las frecuencias de vuelos que provengan de Estados Unidos, México y Europa al 30% de capacidad y de Brasil al 50 por ciento. Se recordó también la “imposibilidad de iniciar el viaje con síntomas compatibles con Covid-19”.

En cuanto a los argentinos, o extranjeros residentes en el país, y, en particular, a los mayores de 60 años o personas pertenecientes a los grupos en riesgo, se les recomendó “diferir sus viajes” fuera de la Argentina, “cuando los mismos no respondieran al desarrollo de actividades esenciales”.

Sobre este punto, se remarcó que, si el pasajero decide cruzar las fronteras, estará “asumiendo las consecuencias sanitarias, legales y económicas derivadas de la misma; tal y como la imposibilidad de iniciar el viaje con síntomas compatibles con COVID-19, la necesidad de contar con un servicio de salud del viajero COVID en el exterior para la cobertura médica y/o aislamiento, y de denunciar los lugares en donde estuvo en los últimos 14 días previos al reingreso al país, entre otros”.