Coronavirus en Rosario: autocrítica de Javkin tras un fin de semana desbordado con “falsa sensación de fin de pandemia”


Tras un fin de semana plagado de escenas de descontrol tanto en las calles como en la costa rosarina, el intendente Pablo Javkin hizo autocrítica respecto a la falta de controles y protocolos y anunció que el balneario La Florida se abrirá el fin de semana del 21 de noviembre, con el objetivo de “descomprimir el aluvión de personas” que coparon la Rambla Catalunya.

“Nos queda asimilar lo que pasó y mejorar en los controles”. Mirando hacia el corto plazo y de cara al verano, el intendente prometió la apertura del balneario La Florida unas semanas antes de lo previsto, con el fin de descomprimir la concentración masiva de veraneantes que llegaron sábado y domingo pasado a la zona norte de la costa rosarina.

“El 21 haríamos la apertura de la temporada de La Florida y el próximo fin de semana ya estamos evaluando poner en marcha a la Línea de la Costa, la idea es llegar con los tiempos”, señaló Javkin con la idea de dispersar y desconcentrar el público que acude a la costa. “Está todo concentrado en zona norte en cuanto al acceso al río y en la actualidad tenemos una sola línea de colectivos (153) que traslada al 85 por ciento de los pasajeros que llegan a la zona de la rambla”, señalaron desde el municipio.



“Me parece mal lo que pasó este fin de semana. Vamos a corregir nuestra presencia. Intentamos establecer filas para ordenar el abordaje de las lanchas que cruzan a las islas. Pero eso fue insuficiente y no fue efectivo. El esfuerzo sigue siendo muy alto en las instituciones sanitarias. Este es un virus sobre el que aprendemos sobre la marcha. Seguramente, dijeron lo mismo en Europa y hoy tienen un rebrote. Terminar, no terminó nada”, dijo el intendente a modo de reflexión tras recordar que se clausuraron comercios y más de diez fiestas clandestinas.

“Vamos a tener que tomar medidas de control distintas, que sean más efectivas. Y discutir con la sociedad que ese es un camino que sólo nos lleva a retroceder. No podemos vivir en una ciudad donde tengamos una alta ocupación hospitalaria”, subrayó.

En relación a las miles de personas que se concentraron, Javkin admitió que el esquema no funcionó y fue desbordado. Lo mismo sucedió el domingo. “También tuvimos problemas con el transporte. Nosotros también vamos aprendiendo. Uno no habilita algunos espacios porque no se quiere aumentar los amontonamientos. Si las aglomeraciones se dan igual habrá que tomar medidas en ese sentido. Eso es lo que vamos a corregir esta semana. Una cosa es que el verano nos permita realizar algunas actividades y otra es que se hagan de cualquier manera. No se terminó el covid”, insistió.

“Estamos sumamente preocupados. Las imágenes de la gente cruzando a las islas es la falta de entendimiento de la situación que atravesamos. Necesitamos el compromiso individual, la responsabilidad. Sino mejoramos el compromiso personal corremos el riesgo de perder todo lo que hemos logrado”. Con estas palabras se pronunció este lunes la ministra de salud santafesina Sonia Martorano tras un fin de semana de descontrol e inconducta social en Rosario.

Tras las imágenes de miles de veraneantes en la costa. hinchas de fútbol amontonados hasta trepados todos juntos y marchas en el Monumento, la funcionaria salió al cruce. “Somos muy cuidadosos para autorizar habilitaciones. Pero si vemos que el cuidado y la responsabilidad se rompe, vamos a volver hacia atrás”, advirtió

La funcionaria le puso puntos suspensivos a las nuevas aperturas de cara a la llegada del verano. “En nuestra agenda estaba la habilitación de los clubes, pero ahora con lo que vimos ayer (por el domingo pasado), va a ser más difícil, las aglomeraciones de gente sin distanciamiento, sin barbijo, falta compromiso y conciencia en la conducta de la gente”, lanzó Martorano como una advertencia.

“Lo que se vio este fin de semana no se puede repetir. Pasó lo que se venía viendo en Europa. Hay una falsa sensación de que terminó la pandemia”, enfatizó la titular del Colegio de Médicos de Rosario, Angela Prigione para considerar: “Es una lección muy cara ver esas imágenes de todos amontonados; no se debería repetir. Se pensó que al no poner colectivos, se desalentaría ir a la playa y a la isla, y fue todo al revés”, se lamentó la profesional.