Copa Libertadores: ya eliminado, Central empató ante los chilenos y se enfoca en la final con Boca

Ya eliminado de la Copa Libertadores, Central igualó por 1-1 frente a Universidad Católica de Chile y quedó también sin chances de acceder a la Copa Sudamericana. En un Gigante de Arroyito atípicamente vacío para ser una competencia internacional, el equipo de Diego Cocca rescató un punto que es insuficiente para sus aspiraciones internacionales. En definitiva, la confirmación del fracaso, sin victorias en esta edición de la Libertadores. 

Desde el inicio tuvo más empuje el local y de casualidad no convirtió Matías Caruzzo, que apareció solo en el área visitante y falló un zurdazo que parecía tener destino de red. Más allá de eso, no logró inquietar al arquero rival.

A los 24′, un flojo rechazo de la defensa canalla tras un intento de jugada preparada dejó un rebote que aprovechó César Fuentes para sacar un derechazo inalcanzable para Ledesma por la distancia y la velocidad para el 1-0 de Católica en su primer remate al arco. Rápidamente, Cocca movió las piezas a los 28′ y mandó a la cancha a Fernando Zampedri en reemplazo de Jonás Aguirre, de discreta tarea.

El Canalla dispuso de la posesión de la pelota a lo largo del juego aunque sin lograr penetrar al área rival, mientras que los chilenos se cerraron atrás, llegaron una vez y convirtieron. Ese fue el resumen del primer tiempo, rapidito bajo la lluvia y cortado por las faltas. Sin creatividad a pesar de los intentos de Maxi Lovera y Leonardo Gil y el peso ofensivo a partir de la entrada de Zampedri acompañando a Claudio Riaño en ataque.

Con la misma determinación para el complemento, Central fue en busca del empate y sólo logró llegar a través de centros para Zampedri, como un gol anulado y un frentazo del Toro que se fue cerca del palo izquierdo. Por su parte, de contraataque, y con algunas pelotas paradas, la U se aproximó al arco de Ledesma. Pero ya el local iba con más ímpetu por la igualdad y la visita se encerraba en su propio arco.

Apenas ingresado, Joaquín Pereyra remató desde el borde del área un zurdazo que levantó el reclamo de todos sus compañeros pidiendo un claro penal de Luciano Aued, que tocó la bola con la mano. Hasta que, a los 35′, en un corner se encontró con el gol tras un cabezazo de Zampedri que desvió Fuenzalida y la metió contra su propio arco para el 1-1.

El arquero Matías Dituro dijo presente ante un zurdazo potente de Pereyra luego de la igualdad y la levantada canalla. Entre desprolijidades, la Católica resistió el empate en Arroyito y a pesar de las pifias por el estado del campo de juego a raíz de la lluvia, Central no encontró otro momento para convertir.

Tampoco halló su lugar en la presente edición de la Libertadores, de la que ya estaba eliminado. Ahora quedó sin chances de escalar al tercer lugar para acceder a la Sudamericana y definitivamente enfocado en la Supercopa Argentina frente a Boca.